Milton Ramón Urrutia, abogado querellante en el juicio del cura Justo José Ilarraz, dio un giro inesperada en la primera jornada de debates. Adoptó una postura belicosa y decidió acosar con preguntas a las víctimas, una de las cuales él representa. Las tres víctimas que pasaron hoy por Tribunales escucharon la misma pregunta de Urrutia: si habían resuelto denunciar los abusos de Ilarraz en el Seminario para conseguir alguna ventaja económica. Antes del inicio del debate, Urrutia destinó un tiempo atender a los medios y a adelantar su opinión respecto de cuál será el pronunciamiento de la Corte, y dijo que será favorable a la prescripción.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.