El abogado Pablo Folonier, representante de la Asamblea en Defensa del Parque Botánico, mostró su beneplácito tras la decisión anunciada por el intendente Sergio Varisco de dar marcha atrás con la idea de enajenar 7,5 hectáreas del predio para entregárselas a las empresas de colectivos.

Varisco dijo hoy que la ciudad sigue adelante  con la iniciativa de sacar del casco céntrico las playas de maniobras de las empresas de trasporte de pasajeros, aunque aseguró que no se tocará el Botánico, sino que se buscará un lugar alternativo.

“Los vecinos estamos muy contentos que se haya dado marcha atrás con esa medida. A la vez, queremos agradecer a todos los que participan en las distintas actividades, a los concejales que estuvieron con nosotros, en oposición a un proyecto injusto”, dijo Folonier.

En ese sentido, resaltó la decisión de Varisco “que supo escuchar lo que decíamos, con razones que eran verdaderas, sinceras, y la grandeza de dar un paso atrás cuando se vio que no era lo mejor para todos”.

“Estamos todos dispuestos a seguir trabajando para que Paraná sea una ciudad accesible para todos, con un ambiente sano y que todas las personas puedan disfrutar de los espacios públicos”, aseveró.

A mediados de noviembre, cuando el proyecto de venta de parte del Botánico a las empresas de colectivos se debatió en el seno del Concejo Deliberamte, Folonier, al hacer uso del espacio Voz y Opinión Ciudadana, fundamentó la oposición al sostener que la venta vulneraba “el derecho de todos a vivir ese espacio de los paranaenses, este proyecto significa también la contaminación ambiental de ese lugar. No les pedimos (a los concejales) solamente que no la traten a la ordenanza de venta: les pedimos, con respeto y apoyados en estas razones sinceras y honestas, que rechacen de plano la localización de Ersa en el Parque Botánico y en su zona de influencia”.

“Y queremos también señalar que este proyecto no es solo agresivo a los derechos socio-ambientales de los paranaenses. Es también lesivo a los bienes de la Municipalidad, de todos nosotros. Explíquennos qué necesidad tiene Ersa de que este Concejo Deliberante le consiga el lugar donde instalarse. No es una ONG: es una empresa que está haciendo negocios, que compre en un lugar donde haya un propietario dispuesto a vender y que sea socio-ambientalmente aceptable”, apuntó.

Ahora, el proyecto, que había sido regresado a comisión, queda desechado, a la espera de encontrar un lugar alternativo.

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.