Cerca del mediodía, son poco menos de diez las personas que asisten a la videoconferencia en la Sala Mayo que observan la audiencia pública que en estos momentos se realiza en Buenos Aires, en la Usina del Arte, para discutir el aumento de la tarifa del gas, y en la que el principal expositor fue el ministro de Energía,  Juan José Aranguren.

La poca asistencia tiene que ver con el fuerte operativo de seguridad que hay alrededor de la Sala Mayo, desde donde se puede seguir la audiencia pública a través de una pantalla gigante. Para ingresar al salón, después de pasar dos vallas con controles de planillas, DNI en mano, hay que presentarse ante personal de seguridad que inspecciona las pulseras que llevan todos los asistentes.

gas gas1 gas2 gas3 gas4

Aunque en total son tres los anillos de control que existe para los asistentes a la audiencia pública aquí en Paraná.

La audiencia pública busca legalizar los aumentos del 203 % promedio. Así, los usuarios residenciales (56 %) de las categorías de menor consumo pagarán en promedio 107 pesos por mes. Los de la categoría media, que representan el 31% del total, pagarán 371 pesos por mes. Mientras que el 13% que pertenece a la categoría más alta pagará un promedio anual de $953 por mes. Aranguren también informó que la administración de Mauricio Macri tiene por objetivo terminar con los subsidios en 2019.

“El sistema de suministro de gas se encuentra distorsionado; es desigual, injusto y obsoleto. Hay una superposición de subsidios, programas y tarifas acumulados durante años y es injusto porque una parte muy importante de los subsidios va a los hogares de mayores ingresos”, destacó Aranguren, que habló los 20 minutos que tenía previsto.

Claro que lo que dijo el ministro de Energía aquí en Paraná fue visto por poquísima gente, que en estos momentos todavía sigue pasando por los sistemas de control de los que no se salvaron ni los concejales.

Un despacho de la Agencia Periodística Federal (APF), da cuenta que sobre calle Güemes, donde está asentada la Sala Mayo, hay dos vallados escalonados, donde el personal de Enargas, tiene la lista de las personas que están inscriptas o acreditadas. La prensa puede pasar, pero sólo hasta el segundo vallado y no se autoriza tomar imágenes. Según se pudo saber, hay personas que estaban inscriptas de antemano y cuando llegaron se encontraron con la situación que no figuraban en la lista, por lo tanto se les impidió el acceso.

El defensor del Pueblo de Paraná, Luis Garay, tendrá 10 minutos para su ponencia por teleconferencia; al igual que el Centro de Orientación, Defensa y Educación del Consumidor (Codec). Los demás expositores apostados en Paraná, en total nueve, lo deberán hacer en 5 minutos.

Los controles de seguridad están en manos de fuerzas nacionales. Y los medios que pudieron llegar sólo lo hicieron hasta la segunda valla, hasta que se logró que se les permitiera pasar. El problema es que había que acreditarse, y sólo estaban acreditados medios de Concordia, que era la ciudad adonde se pensaba que se iba a realizar la teleconferencia.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.