El jueves 7, el mundo político despertó con la noticia de que el juez federal Claudio Bonadio había resuelto el procesamiento con pedido de desafuero y detención contra la senadora por Buenos Aires Cristina Fernández de Kirchner. El juez también pidió la detención de su ex canciller Héctor Timerman y su ex secretario de Legal y Técnica Carlos “Chino” Zannini, y por “encubrimiento” Jorge Khalil, Fernando Esteche y Luis D’Elía.

Cristina respondió a la decisión de Bonadío y le apuntó al gobierno de Mauricio Macri. “Esto nos lleva a afirmar que siguen adelante en estas maniobras inéditas de persecusión de la oposición. Hostigamiento y humillación, que violan el estado de derecho y la democracia. Estas medidas degradan aún más a la justicia argentina. Y señalan a Macri como el verdadero responsable de una organización política y judicial para perseguir a la oposición”, dijo.

En la provincia, hubo pronunciamientos de los bloques de diputados y de senadores del Partido Justicialista. Pero también del bloque de senadores de Cambiemos, que rechazaron la responsabilidad del Gobierno en las decisiones judiciales.

También se pronunció el Comité Provincial de la Unión Cívica Radical, que preside  el intendente de Chajarí, Pedro Galimberti. “Nuestros país vive, por estos días, momentos significativos, que marcan un antes y un después en el accionar del Poder Judicial respecto de causas que, por demasiado tiempo, avanzaron muy lentamente. Los hechos, que son de conocimiento público, se vienen sucediendo hace varios meses y prosiguieron, durante la semana, con la detención de encumbrados referentes del poder político que hasta hace poco tiempo ocuparon roles relevantes en la política nacional”, señaló el radicalismo.

Rechazó un trasfondo político y planteó la separación “de poderes y en la independencia de los mismos. Alentamos el accionar de la justicia independiente para arrojar luz allí donde hay estado de sospecha que pudieran involucrar a funcionarios públicos, cualquiera sea su extracción política, y creemos también que la defensa en juicio está garantizada”.

Y luego apuntó a los doce años de kirchnerismo, aunque sin nombrarlo: “Venimos de un largo proceso político y social de contaminación entre poderes y de influencias recíprocas que no le hicieron nada bien a la república. En nuestra provincia de Entre Ríos los ejemplos abundan. Creemos, por lo tanto, que hay que actuar con mesura, prudencia y respeto –planteó la UCR, y agregó: – El Poder Judicial debe impartir justicia basándose en pruebas, con independencia de cualquier otro poder que pretenda interferir en su tarea. Así debió ser siempre y así debe ser. No hay otra posibilidad, si pretendemos reconstituir la trama institucional que es garantía del funcionamiento del Estado de Derecho”.

Rápidamente, salió a responderle el ex vicegobernador de la provincia y actual secretario general del Partido Justicialista (PJ) de Entre Ríos, José Cáceres. “La hipocresía y el cinismo de la actual dirigencia partidaria de la UCR es preocupante. Han dejado de lado cualquier tradición republicana y defensa de los derechos y garantías constitucionales para abrazar sin reparos una política persecutoria contra los opositores que nos retrotrae a las peores épocas de nuestro país. Son, lamentablemente, un furgón de cola que hace seguidisimo de las políticas de derecha de Macri y el Pro. Quieren una Justicia adicta para perseguir a la oposición política y social y defender sus medidas de ajuste neoliberal salvaje. Desde luego que nos es toda la Justicia, sólo son los que actúan de oficialistas con el gobierno de turno, porque no podemos generalizar con este tema”, afirmó Cáceres.

“Es un verso infame lo de la separación de poderes y la autonomía del Poder Judicial que invoca el Comité Provincial de la UCR”, disparó Cáceres.

Y agregó: “El PRO lo que quiere es una Justicia disciplinada, funcional a sus intereses políticos. Hoy quiere una Justicia que persiga a los opositores, que silencie voces disidentes, que proteja las medidas antipopulares y violatorias de derechos que ejecuta el gobierno nacional. Quieren que los jueces persigan a los opositores y que los ciudadanos no puedan recurrir a la Justicia en defensa de sus derechos violados por este gobierno”.

 

“La Justicia que defiende el Comité de la UCR es la de los jueces como Bonadio que persiguen sólo a los opositores políticos de Macri y hacen la vista gorda con las denuncias contra el actual gobierno. Es una Justicia de doble vara, una para el gobierno actual y otra para la oposición. Desde luego que nos es toda la justicia, sólo son los que actúan de oficialistas con el gobierno de turno, porque no podemos generalizar con este tema”, agregó.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.