El concejal Emanuel Gainza (Cambiemos), vicepresidente primero del Concejo Deliberante de Paraná, formalizó un pedido de licencia “por cuestiones personales y éticas”, por tiempo indefinido.

La novedad la dio a conocer en la sesión de este lunes la presidenta del cuerpo, Josefina Etienot, quien además anunció que no bien recibió la nota de Gainza, le contestó con un pedido: que aclare en qué condiciones es su licencia.

“Le hemos contestado que nos informe en qué encuadra esa licencia, y si su pretensión es con o sin goce de haberes. Por cuestiones éticas y personales no habilita a que alguien pida licencia por tiempo indeterminado, si no cualquiera de nosotros puede pedir licencia e irse. Es un tema complicado. Esperaremos a ver qué encuadre le dará Gainza a su licencia”, dijo Etienot.

Etienot dio a conocer además un informe de la Junta Electoral de Paraná que le hizo saber que “no hay vacancia” por la ausencia del concejal Pablo Hernández (Cambiemos), con prisión preventiva en la Unidad Penal de Paraná, imputado en una causa narco.

Es por esa razón que los dos votos, de Gainza y de Hernández, cuentan como votos para definir los dos tercios que se necesitan para insistir con el proyecto de ordenanza de incorporación de los usuarios al órgano de control del transporte público, que pidió el Frente para la Victoria (FPV), luego del veto del intendente Varisco.
Ahora, Cambiemos tiene 4 ediles (ausentes Gainza y Hernández); Paranás de Pie tiene dos (Santiago Gaitán y Elsa Ermácora); el Frente Renovador cuenta con dos bancas (Luis Diaz y Silvina Fadel); y el Frente para la Victoria suma 5 (Enrique Ríos, Sergio Cáceres, Sebastián Bértoli, Stefanía Cora y Cristina Sosa).

La licencia de Gainza tiene relación con su situación en la Justicia.

El concejal fue citado para este martes a declarar como imputado en la causa por narcotráfico en la que está procesado el intendente Varisco. El juez federal Leandro Ríos lo va a indagar sobre la existencia de documentación reunida en la causa según la cual Gainza habría comprado un kilogramo de cocaína para su venta y distribución, a un valor de 150.000 pesos. A las anotaciones en un cuaderno secuestrado por Ríos se sumó la declaración de Luciana Ernestina Lemos, la pareja del jefe narco Daniel “Tavi” Celis. La mujer dijo que también compraron droga en cantidad, presuntamente para la venta, el intendente Varisco, la ex subsecretaria de Seguridad Griselda Bordeira y el concejal de Cambiemos Pablo Hernández.

El nombre de Gainza, asentado en forma manuscrita, fue encontrado en un cuaderno durante un allanamiento en la casa de Lemos y ese dato fue utilizado por el juez para llamar a indagatoria a Varisco, Bordeira y Hernández. De ese trámite resultó después el procesamiento a Varisco y la prisión preventiva para Bordeira y Hernández. El procedimiento en la casa de Lemos, en la calle Don Segundo Sombra, se hizo previo a las indagatorias de Varisco, Bordeira y Hernández que se produjeron a principios de junio. En la vivienda, la policía secuestró casi tres kilos y medio de cocaína.

En el cuaderno de marras, el apellido Gainza está seguido por una “Ch”, que significaría “Chino”, un apodo con el que se lo conoce al concejal del PRO. Todo está enmarcado con un círculo y una referencia matemática: “1 x 150 Pagado”. El juez Ríos entiende que esas anotaciones son compatibles con la adquisición de cocaína, “atento a que (…) la organización vendía el kilo de cocaína en una suma de entre 150.000 y 160.000 pesos”.

En realidad, los cuadernos secuestrados fueron dos y estaban dentro de una cartera negra, en el quincho de la vivienda, junto a una mesa redonda sobre la cual encontraron la cocaína. La cartera que contenía los cuadernos estaba tirada en el piso. Para citar a Gainza como imputado, el juez tuvo en cuenta que “en un primer momento de la investigación se sospechó fundadamente (con los elementos colectados) que la persona que habría adquirido un kilo de cocaína, a un precio de 150.000 pesos para ser distribuido en las ciudades de Paraná y Concordia durante la campaña electoral, sería Ernesto Ramón González, alias Gonza, y que fuera erróneamente escrito por Luciana Ernestina Lemos”. Al principio no se pudo desentrañar si decía “Gonza” o “Gainza”, pero finalmente González, que también fue procesado, no fue imputado por esa compra.

En la investigación luego comenzó a tomar fuerza que era “Gainza” y no “Gonza”. La posible referencia al concejal se debe a que “el teléfono celular de Lemos tenía registrado como contacto a ‘#48 Emanuel Gaiza’ y, asimismo, del registro de llamadas surge que en fecha 25 de abril de 2018 Lemos efectuó una llamada a este número, sin embargo, la llamada no fue atendida ni devuelta”. Una segunda hipótesis es que las anotaciones refieran a Ramón Benito González, alias Cabezón Ganza o Moncho, que aparece entre las personas con las cuales se contactaba Celis a través de un teléfono celular que utilizaba en la unidad penal.

En una de sus recientes ampliaciones de la indagatoria, Lemos declaró que “Gainza solo compró una vez”, pero aclaró que nunca lo vio ni tuvo contacto personal ni telefónico con él. “Yo nunca le entregué ni droga ni plata directamente a Gainza, ni tampoco Emanuel me entregó plata a mí. Nunca traté con él. Todo lo que anoté respecto de Gainza, fue por lo que me decía Daniel” Celis, su pareja. El concejal tendrá que despejar todas las dudas sobre su situación en la causa.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.