El Instituto Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper) ideó su propia estrategia con vista a hacer frente a los fallos judiciales que obligan al organismo a dar cobertura a afiliados que piden internación en geriátricos que no cuentan con las habilitaciones oficiales.

Y para eso reunió en un primer encuentro a representantes de residencias gerontológicas de Paraná que cuentan con los permisos respectivos cpm el objetivo de conformar una cartilla de “instituciones que sean ofrecidas a los afiliados al momento de solicitar subsidio”, y así evitar a los geriátricos truchos.

De ese encuentro -del que participaron la Residencia Gerontológica para Mujeres Don Uva, Residencia Gerontológica para Mujeres San Vicente de paul, Geriátrico Residencia Gerontológica Privada, Geriárico Asociación Civil San José y Geriátrico San Jorge- surgió la necesidad de “contar con un sistema de pago directo de los subsidios a las institucione; que los mismos sean a valores nomenclados normatizados y según categorización; la posibilidad de que la familia de los afiliados que pretendan una atención preferencial puedan realizar un pago diferencial a su exclusivo cargo; el establecer dentro de las posibilidades de Iosper plazo de pago de 45 días desde la presentación de la factura; el formar parte de una cartilla de instituciones que sean ofrecidas a los afiliados al momento de solicitar el subsidio”.

Un año atrás, Entre Ríos Ahora abordó la situación que se genera a partir de fallos de la Justicia que obligan al Iosper a cubrir internaciones en geriátricos que no siempre cuentan con la habilitación del Ministerio de Salud de Entre Ríos.

Buena parte de los amparos que presentan los afiliados para conseguir algún tipo de prestación a la que la obra social pone algún reparo encuentran eco favorable en los Tribunales. En ocasiones, la Justicia condena al Iosper a cubrir una prestación aún cuando el prestador no esté en regla, no cuente con habilitación para funcionar y esté, en buen romance, al margen de las reglamentaciones.

Así pasa por ejemplo con las internaciones en los geriátricos.

La situación es tan insólita que los geriátricos que consiguen constituirse en prestadores gracias a un fallo judicial reclaman que se les abone el máximo de la retribución que establece el nomenclador nacional para instituciones con todos los papeles en regla.

Y ocurren en medio hechos insólitos.

En un caso, a través de un amparo se pidió cobertura del 100%, pago del máximo valor por la prestación según indica el nomenclador del Ministerio de Salud de la Nación, y el lugar al cual se destinó al afiliado no está en el listado de geriátricos habilitados por el Ministerio de Salud de la Provincia. Pero no sólo eso.

En la demanda, el Iosper se presentó en Tribunales he hizo notar al juez de la causa un hecho irregular: que mientras el afiliado se encontraba internado en el geriátrico en cuestión, su tarjeta Sidecreer registró movimiento de compras realizadas en ese mismo período. Por eso, los representantes legales de la obra social solicitaron que se diera intervención al fiscal de turno.

Hicieron notar un dato desde la obra social: el afiliado, según el cuadro diagnosticado, padece Alzheimer y tiene secuelas de un accidente cerebro vascular (ACV).

En diciembre último, el presidente de Iosper, Fernando Cañete, se preguntó ante Entre Ríos Ahora: “¿Tengo que brindar o no cobertura a un afiliado que es internado en un geriátrico que no cuenta con habilitación? Para algunos jueces, sí; para otros, no. Los que me dicen que sí, que tengo que darles cobertura, no consideran las condiciones en las que ese afiliado termina internado en un geriátrico. Me obligan a pagar el mismo arancel que cobra un geriátrico que cumple con todas las reglas y que está inscripto. Hablamos de aranceles de $22 mil. La Justicia obliga a internar a una persona en un geriátrico no habilitado, y de esos hay muchos en la provincia”.

A los geriátricos no sólo van los adultos mayores, sino también los pacientes psiquiátricos, en abierta violación de la Ley de Salud Mental. “La Lay de Salud Mental dice que no se puede internar a una persona por más de 60 días sin su consentimiento. Acá los meten en un geriátrico y ahí los dejan. A los enfermos mentales los meten en un geriátrico”, sostuvo Cañete

Respecto de los geriátricos, Cañete dice que cuanto Iosper es obligado por la Justicia a dar cobertura de 100% en internación de un afiliado, se hace un estudio socioeconómico. “Y ahí nos surgen las dudas. “Si el afiliado cobra entre $30 mil y $40 mil, y el geriátrico está en $22 mil, que cubre en forma íntegra el Iosper, ¿quién se queda con el sueldo del afiliado? ¿Quién cobra el alquiler de la casa que ocupaba y que ahora no ocupa?”, se pregunta.

En 2018, Iosper se manejó con un presupuesto anual de $3.700 millones; para 2019, se proyectan $5.700 millones. De ese monto global, el 88% lo absorbe el gasto en prestaciones; y entre estos, el rubro medicamentos se lleva el 33%; las internaciones, 20%.

 

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.