La Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) decidió aplicar una peculiar medida de fuerza en el sector cocina del Hospital Materno Infantil San Roque que las autoridades no han dudado en calificar de “grave” para la salud de la población internada allí.

Los trabajadores del sector cocina decidieron aplicar un reclamo ante la falta de personal para elaborar las 300 raciones diarias. Y el modo que escogieron fue “unificar” el menú, sin hacer distinciones según las patología de los niños y mamás internados.

El gremio que lidera el diputado provincial José Ángel Allende resolvió llevar a cabo acciones gremiales desde este lunes 21 consistentes en la elaboración de un menú único, tanto para los pacientes internados como para sus acompañantes y el personal médico del hospital. Un informe por el abogado Germán Coronel, asesor legal del Ministerio de Salud, señala que esa acción sindical pone “en serio y grave peligro la salud de los pacientes que por cualquier razón requieren de una determinada y cuidada dieta, que por supuesto y de acuerdo a la patología que padece cada uno, será diferente”.

Y agrega que “las medidas adoptadas por los trabajadores resultan ilegítimas, causando serio peligro a la salud pública y a los intereses de esta Administración, el que resultaría responsable por las consecuencias que pudiera acarrear semejante medida adoptada”.

De momento, es sólo un anuncio, que no ha sido llevado a la práctica. Pero la preocupación existe. El director del Hospital San Roque, Marcelo Itharte, hizo notar a las autoridades de UPCN que rechazó las medidas de fuerza e hizo “responsables a quienes tomaran tales medidas, tanto en forma personal como a la entidad en sí”. Este martes 22, Itharte elevó un informe a Salud en el que informa que las medidas de fuerza no se han concretado, y que “los pacientes que requieren menú especial y diferenciado han recibido alimentación acorde a ello, y conforme solicitud médica. Esta circunstancia ha sido constatada por el suscripto en forma personal en el día de la fecha”.

De igual modo, el asesor legal de Salud hizo una presentación ante el secretario de Trabajo, Oscar Balla, alertando por la situación. Señaló que una medida como la que se pretende aplicar en el sector cocina del Hospital San Roque “no se encuentran comprendidas en las medidas legítimas de acción sindical”.

Y recordó que “el Servicio de Salud es de los denominados Servicios Públicos, y como tal consisten en la actividades esenciales e imprescindibles que en el interés general de la sociedad brinda principalmente el Estado”.

En función de eso, Coronel le pidió a la Secretaría de Trabajo que intime a UPCN para que “cesen de manera inmediata en la ´medida de fuerza legítima´adoptada, debiendo retornar al cumplimiento de las tareas normales, bajo apercibimiento de iniciar las correspondientes acciones penales, por poner en serio peligro la salud pública”.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora