“El sistema liquidó correctamente de acuerdo a la información cargada y aprobada en el SAGE a la fecha de corte, como ocurre con el resto de la administración pública provincial sin que ello suscite inconvenientes.”

De ese modo se expresó el coordinador de Liquidaciones del Consejo General de Educación (CGE), Néstor Grifoni, respecto de los reclamos por el modo cómo el Gobierno aplicó los descuentos por días de paro a los docentes.

“Reclamos públicos confusos y liquidaciones correctamente realizadas”, tituló la noticia el CGE, que colgó en su sitio web.

Grifoni no es un funcionario de buen tacto con los docentes. Viene de la gestión de Sergio Urribarri y ocupa un sitio altamente sensible: el área de liquidación de sueldos.

Ha tenido fuertes enfrentamientos con dirigentes de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), y particularmente con la exvocal gremial, Susana Cogno.

Incluso, en 2015 el entonces ministro de Educación, José Lauritto, recibió una presentación de la seccional Paraná de Agmer en la que se denunció a Grifoni por “violencia institucional”.

Con las mujeres, según testimonios recogidos, suele tener un lenguaje de bajos fondos.

Ahora, con letra de Grifoni, el Consejo de Educación publicó en su web que “los descuentos de los días no trabajados por adhesión a la huelga fueron anunciados por el gobierno con la debida anticipación, mientras que los reclamos realizados por vías administrativas son respondidos. Si bien pueden existir errores, se ratifica que todos aquellos que se detecten serán inmediatamente liquidados por planillas complementarias. Sin embargo la revisión de cada caso demuestra que son mínimos”.

Roque Santana, supervisor escolar del departamento Paraná, denunció que le quitaron $ 6.512,69 de su salario.

“Hice los paros, e hice mi trabajo. A ellos poco le importa. Si no lo hago, no se nombran docentes, no cobran esos docentes, los alumnos no tienen clases, las escuelas no tienen algo que sea un maestro. Hice mudanzas, llevé libros, visité a cada uno de mis docentes en Curtiembre, Colonia Crespo, Las Cuevas, etcétera. Fui a las escuelas nocturnas, sin luces, sin baños, sin mobiliario, pero a ellos no les importa. Sólo les importa si buchoneas la asistencia diaria”, se quejó Santana.

Los descuentos tensaron aún más el conflicto, que ya se llevó 10 días de huelga durante marzo, y que esta semana sumarán dos más, miércoles y jueves. Y provocó la toma de la sede del Consejo de Educación, en Paraná, y la sede de la Dirección Departamental de Educación, en Concordia, dos medidas que se mantienen.

Acá, en Paraná, es la Agrupación Rojo y Negro la que lleva adelante la toma; en Concordia, es un conjunto de agrupaciones, entre las que está la Lista Integración, que conduce Agmer a nivel provincial. Leandro Pozzi, dirigente de la Integración Concordia, exigió la apertura de la paritaria nacional, la convocatoria a discusión a nivel provincial, que se ejecuten las obras de infraestructura postergadas en las escuelas, y que se restituyan la porción del salario de marzo “confiscado por los descuentos salvajes instrumentados por el gobierno de Bordet”.

Pero Grifoni dice que todo está bien. “El sistema liquidó correctamente de acuerdo a la información cargada y aprobada en el SAGE a la fecha de corte”, dice.

En la toma del CGE, de igual modo, es de los funcionarios más repudiados, junto con el titular del área, José Luis Panozzo.
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.