Los docentes se consideran grupo de riesgo y por eso reclamaron al Gobierno que se los inmunice para evitar el contagio de la Gripe A en las escuelas, el sitio donde más rápidamente se propaga la enfermedad.
La demanda la hizo pública la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) que pidió una “vacunación preventiva para docentes y todo el personal de establecimientos escolares”.
“De la misma manera –dijo el sindicato–, todos los alumnos de los diversos niveles, las personas que desempeñan actividades laborales en las unidades educativas, escuelas, colegios, institutos y facultades deben ser abarcados por estrategias de prevención de riesgos de salud con la garantía de la gratuidad por parte del Estado”.
El gremio reclamó a Salud y a Educación “una política de salud laboral que hace años no se discute en el Consejo de Educación, pese al proyecto que en el año 2006 presentamos, y solicitamos inmediata vacunación preventiva a los docentes y personal de los establecimientos escolares que trabajan en zonas de riesgo”.
El jueves el ministro de Salud, Ariel de la Rosa, y el titular del Consejo de Educación, José Luis Panozzo, convocaron a una conferencia de prensa en Casa de Gobierno para hablar de la Gripe A en las escuelas, pero lo que surgió de esa rueda con los medios fue la posibilidad de adelantar el receso escolar de invierno a raíz de la propagación de la enfermedad.
Pero veinticuatro horas después debieron salir a desmentir cualquier cambio en el receso escolar.
El viernes, en tanto, De la Rosa convocó al Consejo Provincial de Salud y negó una eventual modificación en el calendario escolar. “El adelantamiento de las vacaciones se da en situaciones de brote que no es lo que sucede hoy en nuestra provincia”, dijo el ministro de Salud .
“Estamos por debajo del número de cuadros que hemos tenido años anteriores, sobre todo en 2015. Sin embargo, el invierno epidemiológico se adelantó en cuatro semanas, entonces de ahí nuestra preocupación y ocupación en dar las medidas que sean más eficientes para evitar una situación de brote”, puntualizó el titular de la cartera sanitaria.
En este contexto, el ministro recalcó: “De ninguna manera se van a adelantar las vacaciones de invierno en Entre Ríos. Ésta es una medida epidemiológica de fondo que se toma cuando hay una situación de brote, que no es lo que sucede hoy en nuestra provincia”.
Claro que de momento es baja la cobertura de la denominada población de riesgo -bebés, personas de la tercera edad, embarazas y personas con enfermedades crónicas–. Al 31 de mayo sólo se habían aplicado 82 mil dosis a los grupos de riesgo, aunque según datos oficiales deberían ser 150 mil las dosis que se tendría que aplicar a esa franja de la población.
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.