El intendente de Paraná, Sergio Varisco, se refirió hoy a la próxima discusión en el Concejo Deliberante de la modificación de la tarifa del servicio urbano de pasajeros, y dijo que la pretensión de su gobierno es que “sea lo menos costoso para el usuario, ni que sea significativo para el bolsillo”.

Como informó Entre Ríos Ahora, el Departamento Ejecutivo tiene listo el decreto de convocatoria a sesiones extraordinarias del Concejo para tratar el pedido de aumento del boleto formulado en octubre de 2018 por Buses Paraná SA, la empresa que tiene la concesión del servicio en la ciudad desde agosto pasado.

Según adelantó Ricardo Frank, titular de Servicios Públicos, el precio del boleto pasaría de $14,85 actuales a $22,60, con una tarifa diferencial en el área Metropolitana -los usuarios que se trasladan desde y hacia Colonia Avellaneda, San Benito y Oro Verde-, que van a abonar un pasaje más caro, a $24.

En la primera entrevista con un medio de comunicación, el jefe comunal habló este martes con el programa Cinco Esquinas de Radio Costa Paraná 88.1 y señaló que en la ciudad “tenemos el boleto más barato del país”. Aunque enseguida aclaró que en el contexto actual, “estamos obligados a analizar dos tipos de aumento: uno por inflación, y otro como consecuencia de la quita de subsidios (por parte de la Nación). Pero vamos a tratar de que ese aumento sea lo menos costoso para el usuario. Además, se buscará subsidiar una parte, para que el aumento no sea signfiicativo para el bolsillo de cada ciudadano”.

Obras y escenario electoral


Varisco se mostró particularmente preocupado por recuperar el ritmo de obra pública en la ciudad, discontinuado como consecuencia de las intensas lluvias de comienzos de año que obligaron a paralizar distintos trabajos. “Lamentablemente, en este inicio de año la lluvia no nos permitió mantener el ritmo adecuado de obras, de ahí que estamos obligados a recuperar el ritmo. Estos días en que no llueve estamos a full”, aeguró.

El fin de semana, cuando reasumió al frente de la Municipalidad de Paraná después de más de un mes de ausencia por razones de salud -se sometió a una operación de triple bypass en la Fundación Favaloro, en Buenos Aires-, Varisco recorrió distintas obras y mantuvo reuniones de gabinete, y esta semana ya tiene una agenda completa de actividades, propias de la gestión.

Y enfrente tiene la proximidad de las elecciones. Al respecto, dijo que no le preocupa que dentro de la coalición Cambiemos haya cuatro precandidatos a intendente -el propio Varisco, que va por la reelección; Emanuel Gainza; Gustavo Curvale; y Diego Dlugovitzky-, y recordó que en 2015 fueron tres los que aspiraban a ocupar la presidencia municipal. “La competencia no nos asunta, porque en la genera todos estos votos se van a sumar”, dijo.

Respecto de la indefinición que reina en el PJ, sostuvo: “Nos extraña la quietud que hay allí. Creo que tiene que ver con un gobierno provincial que cree que va a arrastrar (votos). Yo creo que no va a ser así”.

Respecto de la crisis social y económica, confió en que no habrá efecto arrastre. Y dijo que en la campaña “el eje va a ser lo municipal”, que habrá corte de boletas, y que el votante “sabrá diferenciar los tres estados de gobierno: qué corresponde a la Nación, qué corresponde a la Provincia y qué corresponde al Municipio”.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.