Valle María  -a 32 kilómetros de Paraná, en el departamento Diamante- se convirtió en la primera ciudad de la costa del Paraná en contar con una playa accesible.

Allí, en Valle María, la playa cuenta con una silla que permite llegar hasta el borde del agua. Se trata de un trabajo conjunto entre la Municipalidad de Valle María, la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader) y el Instituto Provincial de Discapacidad (Iprodi).

La iniciativa surgió tras un trabajo articulado entre la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader) y el Instituto Provincial de Discapacidad (Iprodi), que se propusieron equipar los centros turísticos públicos para promover el acceso pleno a las playas y el río de las personas con discapacidad.

Esta temporada, la Municipalidad de Valle María construyó una rampa en el centro de la playa para que personas con problemáticas de motricidad pueda llegar hasta la arena, y desde ahí transportarse en una silla hasta el borde del agua.

 

“Si bien no se trata de una silla anfibia, es decir que flota en el agua, el Iprodi nos envió esta silla que permite llegar hasta el borde de la playa, lo que es un aliciente para aquellas personas que nos visitan y tienen problemas de motricidad”, dijeron desde la municipalidad.