La profesora Laura Calderón hizo su descargo en redes sociales. El hecho es insólito: la policía echó a un grupo de chicos, alumnos de los talleres de Artes Visuales, que dibujaban con tiza en el asfalto, al borde de la nueva plazoleta frente a Casa de Gobierno.
La artista plástica y docente Laura Calderón tuvo la idea de llevar a sus alumnos de 8 y 9 años del taller de Artes Visuales a dibujar con tiza, ahí nomás, cerquita de la escuela. Los chicos se instalaron al borde de lo que se define ahora como la nueva plaza de Casa de Gobierno y empezaron a crear.
Dibujos con mensajes, arco iris de plenos colores, animales, mensajes de amor, de paz, de defensa a la naturaleza. Chicos de 8 y 9 años. Se veía un león precioso, robots, un gato sonriendo, la palabra amor, la consigna de cuidar la naturaleza. La intervención se ve hoy preciosa en redes sociales y parece una gran idea: que mejor que gurises de esa edad tomen la calle con tizas de colores. ¿Quién puede estar en contra de eso?
Nadie, excepto la policía.
“Hoy por la tarde con mi alumnitos de 8 y 9 años de los talleres de Artes Visuales fuimos invitados a RETIRARNOS por estar dibujando con tizas de colores en un bordecito de la calle frente a casa de Gobierno y el Consejo General de Educación, un lugar cercado, donde no pasa nada, nadie… un espacio vacío, muerto, un intento de “plaza”?”, se pregunta la docente Laura Calderón en su perfil de Facebook.
Y profundiza “¿por qué a las “autoridades” de Casa de Gobierno, quien sabe porque razón, no les gustó, no les pareció bien, que niños estuvieran dibujando?, así nos lo hicieron saber a través de un oficial que estaba en la puerta”.
Laura termina por narra que “muy a mi pesar tuve q trasmitirle esto a los niños, caritas de indignación y tristeza por lo sucedido y la obra inconclusa. Nos dejó un sabor amago, pero a pesar de lo sucedido comparto estas imágenes que dicen más que mil palabras”.