Lo de siempre. Los privados invaden el terreno público y eso se convierte en normalidad. El boliche Ortiz, ubicado en la Costanera baja, lo ha hecho desde que se instaló en lo que fuera El Molino Rojo, primero, y el Museo de la Ciudad, después. La excusa de una “fiesta privada” fue utilizada para extender sus dominios hacia la vereda que da a la Costanera, y hacerla propia. Siempre ha sido así. Entre Ríos Ahora ha contado sobre este perfil “invasor” de Ortiz. En 2016, un sector del Parque Urquiza, el que da a calles Acuerdo de San Nicolás y Avenida Laurencena, fue ocupado con la instalación de una torre, obstruyendo una de las bajadas de las barrancas. Ortiz es propiedad de La Nueva Toma SA, uno de cuyos responsables es el empresario de la construcción Miguel Marizza, que en la anterior gestión del actual intendente Sergio Varisco obtuvo otra concesión, el uso de la vieja planta de agua, en la Toma, para abrir el boliche Budha. A finales de 2014, cuando abrió sus puertas, puso un gran equipo generador de energía sobre el verde del Parque Urquiza que alberga una plaza pública, y ocupó parte de las escalinatas para colocar unas lonas. Ahora, otra ocuparon la vereda. Siempre así. Gracias a sus buenas relaciones con el exgobernador Sergio Urribarri, Marizza logró que en su boliche se realizara un “agasajo” a la prensa que cubrió, en 2014, la Cumbre de Presidentes del Mercosur. Por ese servicio, Ortiz cobró $199.045.

 

 

Foto: Angee Lemos

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.