La presidenta del Concejo Deliberante, Josefina Etienot, recibió en audiencia a cuatro abogadas del foro local, que se presentaran como postulantes al concurso para cubrir el cargo de titular del Juzgado de Faltas Nº 3 de esta ciudad. Se trata de  Agustina Melini Álvarez, Beatriz Lorenzon, Yanina Jaurema y Marisol Poidomani.

Las letradas solicitaron la intervención del Concejo Deliberante en el tema y la posibilidad de informar a los integrantes del órgano legislativo, según sostuvieron, sobre “irregularidades y nulidades” que, a su criterio, quedaron plasmadas en el expediente del mencionado concurso.

Las abogadas anticiparon ante Etienot que en virtud de lo expuesto iniciarán acciones judiciales y expondrán sobre tal situación política, adelantando además que en la próxima sesión ordinaria del Concejo Deliberante ingresarán el expediente del aludido concurso, a los efectos que los ediles que integran el parlamento municipal tomen conocimiento de lo expuesto y adopten las decisiones pertinentes.

El 8 de marzo, el Departamento Ejecutivo Municipal (DEM) designó por decreto como jueza de Faltas Nº 3 de Paraná a Silvia María del Luján García. La mujer venía desempeñándose en ese cargo como jueza subrogante, por eso el año pasado se llamó a Concurso Abierto de Mérito y Oposición. Los postulantes para ese concurso fueron varios, se presentaron abogados que no tienen nada que ver con la comuna y también se presentaron abogados de la comuna.

El proceso fue cuestionado desde el principio en distintos aspectos.

La postulante Agustina Melini Álvarez, interpuso un recurso de aclaratoria en el Área de Recursos Humanos de la Municipalidad para que le expliquen cómo los evaluadores llegaron a la calificación que obtuvo en los exámenes de oposición. En esa presentación, la abogada desglosa una cronología de los hechos que atravesó, según publicó el sitio “Análisis Digital”.

Melini Álvarez cuenta que el “12 de mayo de 2017 se llamó al concurso a través del Decreto 708”, y que ella formalizó la inscripción “el 20 de julio de 2017”. “No me hicieron entrega del temario, el cual me lo tuve que procurar por mi propia cuenta cuando se me cursó la notificación de aceptación, una semana antes de rendir. Debo resaltar que mis compañeros lo tenían desde la fecha de inscripción y que el mismo consignaba legislación que no fue respetada en la etapa de Oposición, ya que se tomó legislación que no estaba incluida, lo que arrojó como resultado puntajes tan dispares, siendo las dras. García -juez de faltas subrogante- y Lorenzón -abogada del Ministerio de Salud- las que pudieron responder conforme la legislación pertinente”, señaló.

A eso, el Recurso de Aclaratoria describe que “el 22 de agosto de 2017” notificaron a los concursantes las calificaciones emitidas por los miembros de jurado “respecto de la segunda etapa, para proceder a la apertura de sobre a efectos de establecer la correlación de puntajes”.

El 24 de agosto de 2017, “la coordinación del Tribunal Administrativo -Municipalidad de Paraná-, me hace entrega del puntaje obtenido en la etapa de oposición con un total de 30,5 puntos, comunicando asimismo que el lunes 4 de septiembre se formalizaría la entrevista”, agregó Melini Álvarez. Además, acotó que “ese día se labró un acta donde quedó asentado que una de las concursantes firmó el examen vulnerando con ello e anonimato que debe regir en todo concurso”.

El 4 de septiembre de 2017, “los postulantes nos constituimos en el Centro Municipal de Perfeccionamiento, a los fines de cumplimentar con la última etapa del concurso en proceso. Esa situación no pudo materializarse debido a que el Tribunal Administrativo no se conformó”.

El 6 de noviembre de 2017, “se nos convocó para el día 13 del mismo mes a las 8 en las instalaciones del Centro Municipal de Perfeccionamiento para realizar la entrevista”.

El 13 de noviembre “nos constituimos a las 8 la doctora Yanina Lucrecia Jaurena, María Beatriz Lorenzón y quien suscribe -Melini Álvarez-, solicitando al coordinador del Tribunal Administrativo, el señor Fabián Carbajal, que labre acta sobre los postulantes que asistieron en tiempo y forma estipulados, lo cual fue negado, entre otras razones por falta de los medios para reaizarla y dudas respecto al cómputo de los plazos”.

Entre “las 9,30 y las 10” de ese día, “se presentaron a rendir los abogados que justamente ostentan cargo dentro de la Municipalidad, no obstante la extemporaneidad, se los evaluó vulnerando principios rectores de la materia”. “Esa situación me llevó con otras dos colegas -Jaurena y Lorenzón- a habar con los presentes para así llegar a un entendimiento mutuo. Por ese motivo se nos dijo que la circunstancia sería tenida en cuenta a la hora de evaluar. Pero analizando al día de la fecha y observando las calificaciones arrojadas en la etapa de entrevista -donde Silvina María del Lujan García fue calificada con el máximo de puntos-, a todas luces lo esgrimido por parte de la mesa examinadora no fue tenido en cuenta”.

“Ante la impotencia generada y la falta de certidumbre sobre la constancia horaria de presentación de los concursantes, se reiteró el pedido de acta, lo cual fue desoído nuevamente. Las entrevistas fueron tomadas primero a Lorenzón, después a Jaurena y en tercer lugar a mí. Después nos quedamos para presenciar el resto de las entrevistas. En ese momento se me manifestó la excelente calidad de mi entrevista delante de mis compañeras y un núcleo importante de personas”, describió Melini Álvarez.

“El 17 de noviembre, ingresé un pedido de informe sobre lo acontecido en la mañana del día 13 de noviembre. Debo decir que me allané a los resultados obtenidos, por ejemplo cuando acepté postularme con las condiciones pertinentes y sabiendo cómo articulé mi entrevista, que me satisfizo por completo. Por eso solicité que me brinden un detalle de la puntuación de las entrevistas”.

La abogada entendió que aclarar la situación es “una cuestión personal y de honor”. “No puedo dejar que me mancillen mi apellido, no puedo tolerar que por una cuestión de poder o suerte de temor reverencial me ‘escrachen’ con un puntaje inmerecido. Por eso interpongo el recurso. No para lograr una calificación que no merezco, sino para que corroboren el puntaje asignado, y de compartir con la veracidad de mis dichos, procedan a rectificarlo, notificarlo y publicitarlo como corresponde”, concluyó.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.