Después de la queja hecha pública por los vecinos del barrio Kilómetro Cinco y Medio -que el sábado salieron a la calle a reclamar por la falta de agua- la Municipalidad de Paraná anunció que la solución está en camino.

Al respecto, desde el gobierno de la ciudad se indicó que están renovando todas las cañerías, aprovechando la realización de la autovía Paraná-Oro Verde. Son 8.000 metros entre cañería maestra y distribuidora de mayor diámetro. La ola de calor y los cortes de energía provocaron la poca presión o falta de agua en algunos barrios, explicaron desde la Municipalidad. 

El subsecretario de Saneamiento, José Borghello, dijo que la falta de agua en Kilómetro Cinco y Medio “es histórica. Es de las zonas más críticas en el suministro de agua potable porque es una cota muy alta, y es la misma que tenemos en la planta de avenida Ramírez. En esta gestión se tomó como nunca antes se había hecho, la decisión política de recambiar todas las cañerías de ese sector, aprovechando la ejecución de la autovía Paraná-Oro Verde”.

En concreto la obra encarada significa “cambiar las cañerías y ampliar el diámetro, son 4.000 metros de cañería maestra y 4.000 metros de cañería distribuidora por ambas colectoras. Con esto ya se mejoró la distribución de agua en la zona en el último fin de semana -se notó en gran medida el caudal de agua en esa zona crítica-“.

El funcionario agregó que “por el inconveniente en la escuela Tabaré, reactivamos el viejo tanque del Kilómetro Cinco y Medio, agregando tres cisternas de 2.750 litros cada una y ahora estamos por trasladar una cisterna de 20.000 litros para duplicar el abastecimiento en esa zona. Con la ola de calor que tuvimos y los cortes de energía imprevistos que se presentaron en la ciudad, se provocó la falta de agua en horas pico, como barrios Los Cerros o 188 viviendas, que estuvieron con baja presión y sin agua, pero no como han dicho vecinos que fue durante dos meses”.

Se trata de una obra que demandará una inversión aproximada de 10 millones de pesos por parte de la Municipalidad de Paraná y que tendrá un plazo de ejecución de entre 60 y 90 días.
Borghello destacó que “se volvió a hacer un circuito cerrado, donde históricamente -antes de la existencia de la planta de Obras Sanitarias- se alimentaba con una perforación de agua salada; ahora en 30 días pusimos en funcionamiento ese tanque pero alimentado con agua dulce y en lugares donde no llegamos los asistimos con camiones”.

“El trabajo del tendido de red ya se inició y es supervisado por la Municipalidad”, por lo que se beneficiará la zona desde Jorge Newbery, hasta Larralde y Lisandro de la Torre.

Obligatoriedad de contar con tanque de agua

}Frente a las altas temperaturas del verano, y los trabajos permanentes de reparación y mantenimiento de las redes distribuidoras por parte de Obras Sanitarias, el Gobierno municipal recordó que de acuerdo con las disposiciones reglamentarias correspondientes (por disposición nacional), toda vivienda con frente a la red distribuidora y librada al servicio público, deberá instalar obligatoriamente tanque de reserva.

La exigencia está contemplada y notificada al momento en que el propietario solicita autorización para construir las redes internas de agua y cloaca, que se presenta en Obras Sanitarias.

La presencia del tanque de reserva actúa ante cualquier eventualidad en la provisión del servicio, pero también cumple la función de decantación de partículas disueltas en la red distribuidora.

Por esa razón, desde el Gobierno municipal se hace hincapié en esta disposición vigente, ya que en caso de interrupción momentánea del suministro del servicio, las viviendas no se quedan sin el vital elemento, ya que cuentan con ese reservorio que les permite afrontar el uso del agua para las distintas necesidades de la vivienda.

La advertencia acerca de esta normativa se hace extensiva también debido a que se han detectado en muchos casos y en los últimos años, viviendas construidas sin el tanque domiciliario obligatorio.


Limpieza

Por otro lado, teniendo en cuenta la mención acerca de estos tanques de reserva de cada hogar, la Municipalidad de Paraná recomienda a la población que realice una limpieza cada seis meses. La necesidad de la higiene surge ya que el suministro, al almacenarse, sufre la irremediable acumulación de impurezas, partículas en suspensión y otros elementos libres en el ambiente, que pueden provocar turbiedad. Asimismo, es pertinente constatar que la cisterna esté herméticamente cerrada.

Para una correcta tarea de lavado y mantenimiento de las condiciones higiénicas en las instalaciones internas –responsabilidad de los propietarios–, se sugiere seguir los siguientes pasos:

*Vaciar el tanque hasta dejar un resto de agua que permita lavar paredes, fondo y tapas de la cisterna. Para ello debe cerrar la llave de ingreso de agua al tanque, la válvula  de la cañería de distribución interna y abrir la válvula de limpieza.

*Usar un cepillo o escoba de plástico y realizar la limpieza sólo con agua.

*Vaciado el tanque en su totalidad, y enjuagado varias veces, purgar el fondo para evitar que esos restos de la limpieza ingresen por la cañería de distribución interna del domicilio.

*Cargar el tanque hasta la mitad con agua y agregar por cada 1.000 litros de agua, dos litros de lavandina concentrada, a medida que ingresa el suministro.

*Dejar actuar como mínimo durante 3 horas.

*Vaciar nuevamente el tanque.

*Llenar el tanque y ponerlo en servicio.