La senadora nacional Sigrid Kunath destacó la “valiente lucha que llevan adelante los denunciantes” del cura Justo José Ilarraz, sometido a juicio oral y público por 7 denuncias por abuso y corrupción de menores en el Seminario Arquidiocesano de Paraná, y que dio comienzo el lunes 16.

La legisladora consideró  esta instancia como “un hecho de gran importancia y un paso en el camino por la búsqueda de justicia y en contra de  la impunidad”.

Asimismo señaló que “el Derecho Penal debe tener una mirada especial frente a los delitos como los que aquí se juzgan” y recordó que “los diferentes pronunciamientos judiciales emitidos en el marco de esta causa, sirvieron de fundamentos para el proyecto de ley que presenté y que fue sancionado en 2015, que dio lugar a la Ley 27.206 de Respeto a los Tiempos de las Víctimas”. En este sentido, resaltó que “las organizaciones de la sociedad civil conformadas frente a este tipo de delitos, han aportado también su invalorable apoyo para la sanción de la misma. Son personas que desde sus dolorosas experiencias trabajan para concientizar sobre estos abusos”.

 

“He tenido la posibilidad de mantener encuentros con organizaciones de la sociedad civil, tanto de nuestro país como de países hermanos como Chile y Ecuador -donde están luchando por lograr una ley en el mismo sentido-, con las que coincidimos permanentemente en la necesidad de mayor visibilidad”, contó la legisladora.

 

Kunath, quien participó días atrás del Primer Encuentro Nacional de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico que se realizó en Paraná y que reunió a hombres y mujeres de distintos puntos del país, a días del comienzo del juicio contra Ilarraz, resaltó “el valor que tiene que esta red exista, ya cuando uno pone la cara, el cuerpo y cuenta su experiencia, sirve no sólo para brindarse como apoyo y contención del otro, sino además para dar impulso a que aquellos que aún no se animaron, puedan contar su verdad y buscar justicia”.

 

Respecto de la Ley de Respeto de los Tiempos de las Víctimas, sostuvo que se trata de una norma que establece que “en los delitos contra la integridad sexual de menores,  la prescripción queda suspendida mientras la víctima fuera menor de edad y aún habiendo cumplido la mayoría de edad, hasta cuando pueda hacer la denuncia o ratifique la hecha por su entonces representante legal y dispone la inhabilitación especial perpetua cuando el delito sea cometido aprovechando el victimario su cargo, profesión o empleo”, explicó Kunath.

 

“Lo que hemos querido con esta ley es garantizar el acceso a la justicia a todas aquellas víctimas que siendo menores de edad hayan sufrido delitos contra su integridad sexual” aseguró la legisladora y agregó: “a partir de esta ley, el Poder Judicial deberá poner todos sus esfuerzos en realizar la investigación correspondiente, sin la necesidad de transcurrir largos años dilucidando si la acción penal se encuentra o no prescripta, con la seguridad de que el transcurso del tiempo no será sinónimo de impunidad”.

 

“El desafío estará en que la misma regla sea aplicada a todos los casos. Desafío que no resulta imposible, atento a la valiosa jurisprudencia que va en el sentido de la protección de los derechos de niños, niñas  y adolescentes. No es un planteo sobre la aplicación retroactiva de la ley, sino la aplicación de principios ya vigentes y normas internacionales a las cuales Argentina ya había adherido, como la Convención de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes que da prioridad al interés superior del niño como principio rector y fundamental”, finalizó.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.