–Hoy nos tocó a nosotros.

Eso pensó el lunes 3 de julio cuando llegó a la escuela.

Eso pensó. Pensó también que lo que les tocó, les tocó del modo más indolente.

Sergio Hartmann es maestro en la Escuela N° 104 José Gervasio Artigas, en la Colonia Adivinos, en la zona de Alcaraz 1°, un sitio que aunque está en el departamento La Paz, se ubica en una geografía imprecisa, lindante con los departamentos Villaguay y Federal.

Zona rural.

Ese día, esa mañana del lunes 3 de julio, se encontraron con una mala nueva: durante el fin de semana habían hecho destrozos, vandalismo y se habían llevado todo cuanto habían podido llevarse de la escuela.

Los dejaron con casi nada.

Así lo enumeró el maestro: rompieron una ventana, cortaron un candado, forzaron una puerta, y en la oscuridad de la noche comenzaron a robar todo lo que encontraron.

Con algo de furia y amargura, Hartmann detalló todo en su muro de Facebook: “Comenzaron a robar lo que encontraron a su paso, años de trabajo comunitario, gestiones, pedidos, todo por el bien común de la comunidad y los niños… La Escuela N° 104 Artigas, departamento La Paz, sobre ruta 127, fue asaltada, fue violada, despojada de sus elementos vitales: 2 computadoras con minotores de 21”; 2 impresoras; 1 TV Led de 32” sin usar, estufas, parlantes de música, desparramaron papeles hasta 100 metros de la escuela, por el camino de tierra…”

“Todo está perdido”, concluyó Hartmann, que fue precandidato a intendente de Bovril por el Frente para la Victoria (FPV). “Confiamos en que sabremos quién o quiénes fueron, pero la verdad que a quienes amamos, como yo, lo que hacemos esto nos paga en lo más profundo… es contra mí, es contra los chicos, es contra la comunidad…”

Después del robo –que se produjo entre el domingo 2 y el lunes 3 de julio, a la madrugada—la Escuela José Gervasio Artigas, de Colonia Adivinos, está poniéndose de pie otra vez.

Eso cuenta Hartamann a Entre Ríos Ahora.

Ahora sólo cabe remontar.

La escuela está en un edificio nuevo, construido en 2011 en el Plan 700 Escuelas que lanzó la Nación en todo el país, aunque su existencia data del año 1935. Está sobre la ruta 126, muy próxima al cruce de la ruta 6, a 3.000 metros de un puesto caminero de la Policía; a 4.000 metros de un destacamento de la Brigada de Abigeato.

“El lunes 3, cuando llegamos, entramos a la escuela y nos encontramos con papeles por todos lados, un ventiluz roto, por donde entraron y luego rompieron una puerta para sacar 2 PC completas, 2 impresoras, una TV Led de 32” sin usar, un Notebook de los chicos; las otras 10 que había se salvaron porque ese fin de semana los alumnos se la habían llevado a la casa. Se supone que fueron varias personas, en tres motos, según la Policía de Bovril, que trabajó y realizó allanamientos en Mojones Norte, sin resultados”, cuenta el docente.

En el camino, yéndose de las escuelas, los ladrones arrojaron un proyector nuevo, que tenía un solo uso, y papeles de los alumnos.

Todo, ahora, es volver a empezar.

Lo que había, lo que tenían docentes y alumnos, había sido producto del esfuerzo de la comunidad. Bailes, fiestas, campeonatos de truco, donaciones, todo eso servía para equiparla, y contar con servicio de Internet.

“Pero hasta el router nos llevaron –dice Hartmann–. Ahora estamos trabajando en solucionar todo: estamos arreglando ventanas, puertas, aunque no pensamos que podamos recuperar algo. Lo robado ya está perdido. Este fin de semana vendimos pasteles para pagarles a los albañiles”.

De eso se trata ahora.

De volver a empezar.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.