La declaración como imputado del abogado Gustavo Rivas, este lunes, a las 8, en los Tribunales de Gualeguaychú, no estará exenta de polémica. La Justicia resolvió abrir una causa por la  filtración de pruebas de la causa que tramitan los fiscales  Lisandro Beherán y Martina Cedrés, y que se inició tras la publicación de la nota “Los abusos del doctor”, en la edición del jueves 27 de julio de la revista “Análisis”.

Rivas, el hombre al que conoce todo el mundo en Gualeguaychú, el abogado que aportó su nombre a muchísimas institucionales, y que estuvo a punto de convertirse en intendente de la ciudad, ha sido acusado de 2.000 abusos a adolescentes durante 40 años, a los que prostituyó a cambio de dinero, según la tesis de la acusación.

Por esos gravísimos cargos, Rivas fue citado a declaración indagatoria como imputado de los delitos de promoción a la corrupción de menores y promoción a la corrupción de menores con promoción a la prostitución.

La complejidad de la causa, la envergadura de la investigación y el caracter sensible del caso movió a las autoridades judiciales de la provincia a conformar un equipo de investigación, sumando a un fiscal de otra jurisdicción. La idea del jefe de los fiscales, Jorge Amílcar García, fue establecer un sitio alternativo a donde las  víctimas pudieran declarar, de modo de no sentirse expuestos en los Tribunales de Gualeguaychú, su lugar de residencia.

Así, el procurador general Jorge García comisionó al fiscal Federico Uriburu, de la Unidad Fiscal de Nogoyá –con amplia experiencia a partir de la tramitación de la causa por abusos al cura Juan Diego Escobar Gaviria– para dar apoyatura a los fiscales Beherán y Cedres, de la Unidad Fiscal de Gualeguaychú.

La novedad no cayó bien a la fiscal Cedres, que, según fuentes de la Justicia, juzgó negativamente la idea del procurador general, y hasta llegó a poner a disposición su renuncia con tal de no permitir que otro colega trabaje en forma coordinada en la causa Rivas.

“Me parece una pelotudez”, llegó a decir la fiscal Cedres respecto de la determinación del procurador general de conformar un equipo de investigadores para llevar adelante una causa que, se presume, tiene aproximadamente 2.000 víctimas.

La noticia de la participación del fiscal Uriburu en la causa Rivas fue divulgada por el periodista Carlos Riera, del diario “El Día”. Pero la noticia con el correr de las horas se convirtió en la noticia que no fue: el traslado del funcionario desde Nogoyá a Gualeguaychú, que efectivamente había sido dispuesto por el procurador García, quedó, de momento, sin efecto.

El trabajo de la Justicia es de largo aliento en la causa Rivas. En la casa del abogado, donde se sospecha que ocurrieron la mayor parte de los abusos y la promoción a la prostitución de menores –el abogado les pagaba por sexo–, la Policía secuestró más de 100 videos y fotografías, material que ya fue analizado por los equipos técnicos de la Policía.

Rivas, en tanto, ha minimizado todo cuando se dice de su causa penal y de los abusos que se le atribuyen. “Estoy sorprendido por la cantidad de adhesiones que tengo. Y a la vez lamento que por culpa mía se haya armado una brecha en Gualeguaychú, esa parte me duele; siempre ha sido un pueblo unido y que unos estén a favor y otros en contra, me duele, pero habrá que aguantársela”, afirmó Rivas, en declaraciones Canal Once de Paraná.

Rivas estará el lunes en Tribunales y entonces se pondrá al tanto de los cargos que hay en su contra, y tendrá derecho a declarar, o abstenerse. Pero está la posibilidad de que haya algún tipo de planteo en torno a la filtración de un video que muestra las pruebas colectadas por la Policía en la casa de Rivas.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.