El miércoles 15 de noviembre fue un día de fiesta en la Escuela de Educación Técnica Nº 1 Conrado Etchebarne, de Villaguay.

No sólo se celebró el Día de la Educación Técnica sino que tres alumnos de 7º año, Mauricio Meyer, Walter Berra y Rodrigo Beltrame presentaron un trabajo que no es corriente en las aulas.

Un día de agosto último, asesorados por el profesor Ariel Sosa, pusieron manos a la obra y decidieron restaurar un vehículo antiquísmo que estaba arrumbado, echada al olvido en algún lugar de la escuela. Se trata de “La Campeona”, así lo conocen algunos, un vehículo de 1928 que ha pasado por administraciones diversas, y que de ser auto se convirtió en una chata.

Pero una chata que no funcionaba.

Entonces, los tres estudiantes pidieron autorizaron para restaurarla –sin saber mucho del trabajo que les insumiría, ni tampoco el costo que representaría—y eso hicieron: pusieron manos a la obra.

Rodrigo Beltrame, uno de los chicos que participó de la iniciativa, contó a Entre Ríos Ahora, cómo fue la experiencia y qué resultaron obtuvieron.

“Conseguimos el permiso de la escuela para sacar la chata porque en la escuela no había espacio donde poder trabajar. Fue así que conseguimos, a través del profesor asesor, Ariel Sosa, relacionarnos con el abuelo de una compañera que tiene taller mecánico y sabe mucho de mecánico. Se trata de Carlos Segovia. Nos dio una re mano”, recordó.

Entonces, “La Campeona” salió de la Escuela Técnica Nº 1 y fue al taller de Segovia, y ahí empezó la ardua tarea de restaurarla. Primero, el diagnóstico: le faltaban piezas, hallaron otras piezas rotas, en general, en muy mal estado. “No quedó joyita original, pero funciona”, se alegra.

Qué le hicieron los tres alumnos de la Técnica Nº 1 de Villaguay.

Mucho y bastante: cambio de aros, rectificaron la tapa de cilindro, válvulas nuevas, le adaptaron un carburador, consiguieron bujías que no tenía, y al final debieron lidiar con problemas menores que, de no estar resueltos, hubiesen supuesto un duro inconveniente para que la máquina anduviera en sus cuatro ruedas. A eso, se agregó un arreglo general del chasis.

Todo eso hicieron en el taller de Carlos Segovia en el tiempo que les quedaba a la salida de la escuela. En el medio, hicieron el viaje de egresados a Bariloche. La reparación y puesta a punto de “La Campeona” fue con donaciones de todos, alumnos, exalumnos, profesores.

“Nos pusimos como meta terminar la chata para la muestra, y llegamos. Aunque el día de la muestra (el 15 de noviembre) el tiempo nos jugó una mala pasada. La chata llegó andando a la escuela, pero después, por el tiempo, tuvimos que salir todos corriendo. Pero todo bien. Ahora, nos gustaría que la chata pueda quedar en un lugar en la escuela y ser usada en los desfiles y en los actos, y que los alumnos del último año puedan llevarse la foto de recuerdo”, dice el estudiante.

El trío de estudiantes egresa este año de la Técnica Nº 1. “Esperamos que para fin de año se pueda terminar un galpón, y ver si la podemos guardar ahí.. Más que nada, por todo lo que hicimos, para que no se arruine”, confía.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.