Eliana Sánchez supo demasiado tarde que iba a ser mamá. Se lo dijo un médico en la guardia del Hospital San José, de Federación, adonde llegó el domingo, cinco horas después de haber empezado con pérdidas de sangre que no supo muy bien a qué se debían.

El médico que la recibió le dio la noticia: que estaba embarazada. Y enseguida Eliana Sánchez, 19 años, supo lo peor: que ese bebé ya estaba muerto en la panza. De Federación fue derivada al Hospital Santa Rosa, de Chajarí, pero de allí fue nuevamente derivada al Hospital Delicia Masvernat, de Concordia, pero fallece en el camino.

¿Qué pudo pasar por la cabeza de esta chica en ese puñado de horas que atravesó en emergencia, de un hospital a otro, de un enfermero a un médico, de una camilla a una ambulancia?

Todo eso ocurrió el domingo.

De Federación a Concordia hay una distancia de 64 kilómetros.

Pero Eliana Sánchez había nacido en otra ciudad: en La Paz.

Y murió en tránsito: de camino de Chajarí a Concordia, arriba de una ambulancia.

La fiscal Josefina Penón, de la Unidad Fiscal de Federación, rápidamente archivó la causa. “No existió negligencia médica”, concluyó la fiscal. “No existieron falencias en el Hospital San José y se actuó en base a protocolos”, le dijo Penón al sitio www.talcualchajari.com.ar

¿Qué ocurrió, entonces?

Paulo Capotosti, médico tocoginecólogo, a cargo de la regionalización de las maternidades en la provincia desde el Ministerio de Salud, da un primer diagnóstico alarmante: Eliana Sánchez nunca se controló el embarazo porque nunca supo que iba a ser mamá, y porque en el mismo hospital negó que estuviera embarazada. “No había ingresado en el sistema de salud. Una paciente con un embarazo de término, una chica de 19 años, que nunca se hizo controles”, señala Capotosti.

En el Hospital de Federación se entera que estaba embarazada, y lo más terrible, que su bebé había muerto.

“Llega al Hospital de Federación a las 9 de la mañana del domingo con un cuadro de metrorragia, esto es un sangrado por los genitales externos. Ahí, en el hospital, le hacen un primer diagnóstico que habla de desprendimiento de placenta normoinserta. Esto es una emergencia en obstetricia. Qué significa esto: que la placenta se desprende, con lo cual si la placenta se desprende, deja de recibir oxígeno de la madre el bebé. Este cuadro es tremendo: no se puede prevenir. Esto ocurre en 1 de cada 100 embarazos. En Entre Ríos, ocurre 220 veces al año”. indica.

-¿Se resuelven casos así?

-Esto depende de cuán cerca de un lugar asistencial que pueda resolverlo está la paciente. Si bien no se puede prevenir, sí se pueden disminuir factores de riesgo. La hipertensión, tomar medicación, el fumar, son factores de riesgo que aumentan la chance de que aparezca esta patología, que es totalmente desgraciada. El tema es que esta paciente no se controló nunca el embarazo.

-O sea que en este caso hubo agravantes.

-El primer escollo es que la paciente llega tarde al sistema. La historia natural de esta enfermedad es tremenda. El desprendimiento de placenta implica que se desconecta la fuente de energía, y el bebé deja de recibir oxígeno. Y lo que pasa es que el útero muchas veces no termina retrayéndose, y continúa perdiendo sangre, con lo cual es un caso extremadamente complejo para la madre. ¿Qué es lo que uno puede hacer? Un rápido diagnóstico es clave, y derivar el caso al primer centro asistencial que se tenga. O sea, derivar para resolver el cuadro: esto es sacar al bebé, y tratar de sacar la placenta, para evitar que pase a mayores. Es lo que pasó acá. Pero lamentablemente la paciente nunca se controló y llegó muy tarde. La paciente había empezado con pérdidas de sangre a las 5 de la mañana, pero recién ingresa al hospital después de las 9 de la mañana. Si la paciente no tiene pautas de alarma, si nunca fue al consultorio, y no sabe que ante una pérdida, tiene que ir urgente al médico, pasan estas cosas. Esa llegada tarde al sistema sanitario es lo que produce este desenlace.

-¿Es común que haya pasado por tres hospitales?

-En estos casos, lo que uno tiene que pensar es que cada minuto cuenta. Lo usual es que se debe acudir al primer centro habilitado, con anestesista, quirófano y cirujano, sea público o privado. En un caso así, yo lo que hubiera hecho es derivar a paciente al primer centro disponible, con anestesista y cirujano. Hay que tener en cuenta que un desprendimiento de placenta es una emergencia obstétrica.

-¿Qué causa la muerte de la chica?

-Entendemos que fue un shock hipovolémico, porque llega en muy malas condiciones y debieron practicarle una histerectomía.

-Da la sensación de que el sistema de salud no está en alerta y falla el mecanismo de derivación.

-La Provincia está trabajando fuertemente en una regionalización neonatal. ¿Qué significa esto? Se trata de que el sistema de salud pueda facilitar que cada madre tenga su hijo donde corresponde y no en cualquier lugar. Y para habilitar una maternidad se tienen que dar las condiciones obstétricas y neonatales esenciales. Hay cuatro síntomas que las embarazadas deben tener muy en cuenta, y que deben llevarlas a la consulta en la guardia: si el bebé no se mueve, si tiene pérdida de líquido, si tiene contracciones cada 5 minutos o si tiene sangre. Si tiene sangre, la mujer debe ir inmediatamente al médico. En este caso, lo que pasó con esta chica es que tuvo un sangrado, pero recién acude al médico cinco horas más tarde. No sabemos por qué pasó eso.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.