“Las mujeres pobres no quieren ni escuchar hablar de aborto”.

El diagnóstico lo hizo la diputada provincial justicialista Carmen Toller, esposa del senador provincial (mandado cumplido) César Melchiori, quien llegó a presentar un proyecto de ley para prohibir la práctica de la interrupción del embarazo en Entre Ríos.

Toller se sumará a la “ola celeste” que viajará a Buenos Aires este miércoles para hacer sentir la presión de quienes se oponen a la legalización del aborto. Este miércoles será el tratamiento en el recinto del Senado del texto que ya tiene media sanción en Diputados.

“Es mentira que la mujer pobre quiera sacarse al hijo porque no tiene plata. La mujer quiere criar a su hijo, tenerlo es su riqueza”, dijo, e instó a “pensar en esa persona que no tiene voz, ni educación, ni cultura, ni apellido, ni plata para defenderse”.

Ni bien comenzó la entrevista con la Agencia Periodística Federal (APF), la legisladora brindó detalles sobre su experiencia personal como madre e intentó atar esa circunstancia al “sentimiento de la mujer” en general: “Tengo siete hijos. Tres embarazos fueron muy difíciles, pero con sacrificio y la ayuda de la familia, de la medicina y del Señor, hoy tengo mis siete hijos. No se imaginan la angustia que sentía sabiendo que los podía perder”.

“Hay veces que diversas razones socioeconómicas, afectivas o de otra índole empujan a una mujer a poder perder ese hijo, pero quiero pelear para que esa mujer pueda mantener a su hijo y para que la sociedad en su conjunto le brinde el apoyo que necesita”, sostuvo la Diputada provincial del peronismo.

“Por eso y desde mi lugar de diputada en el que el pueblo me ha depositado, quiero honrar este cargo y ayudar para que en la provincia de Entre Ríos existan más políticas públicas destinadas a cuidar a la mujer. Los credos religiosos y muchas organizaciones civiles se ocupan muchísimo de esta realidad, pero el Estado tiene que generar más políticas para ayudar a las mujeres que están con problemas porque considero que la muerte nunca puede ser una solución”, enfatizó.

“Es mentira que la mujer pobre quiera sacarse el hijo”, respondió cuando esta Agencia le realizó el planteo de la existencia del aborto más allá de que esté o no legislado.

Tras recordar que hace 35 años estuvo “trabajando con los indos en los cerros”, en la ciudad salteña de Orán, y dar cuenta de las “acciones de ayuda” que desde ese tiempo hasta esta parte realizó como intendenta y luego legisladora en Villa Paranacito, dijo conocer “la pobreza desde bien adentro”.

Con ese grado de conocimiento que asegura tener, Toller enfatizó: “Puedo afirmar que las mujeres pobres quieren vivir para poder criar bien a sus hijos bien, las mujeres pobres no quieren ni escuchar hablar de aborto y ni siquiera de darlos en adopción. La mujer pobre ama a sus hijos y lo que espera es que la sociedad le tienda una mano”. En este sentido, trajo a colación “una encuesta” que se realizó en la Villa 31 (CABA) que indica que “el 70 por ciento de las mujeres están en contra del aborto”.

“Quizás a veces el tema del aborto responde a algunos otros intereses y no a la mujer necesitada, a quien ponen como bandera porque queda más sentimental”, expresó.

En este marco, insistió: “Es mentira que la mujer pobre quiera sacarse al hijo porque no tiene plata, la mujer quiere criar a su hijo, tenerlo es su riqueza”.

Más adelante advirtió lo que puede llegar a suceder después si este miércoles el Senado da sanción definitiva a la legalización del aborto: “Si abrimos la puerta a que se pueda matar una vida, luego van a legalizar la pedofilia (SIC) y después viene la eutanasia. Si las madres pueden matar a sus hijos, luego los hijos podrán matar a sus padres porque se ponen viejos, gastan plata y se ponen mañosos, porque es un gasto para el Estado y un estorbo para las familias. Si abrimos esta instancia sobre el aborto, luego no vamos a poder frenar nada”.

“La vida es un don, una maravilla. Nadie pide nacer, es un don y nadie tiene derecho a quitársela a otro”, aseveró la legisladora entrerriana.

Refiriéndose al feto, dijo: “Hay que pensar en la persona que no tiene voz, que no tiene medios para defenderse, ni educación, ni cultura, ni apellido, ni chapa, ni plata para defenderse sola. Hay que defender al que no tiene nada y un niñito en la panza de la mamá es lo más indefenso que hay, por eso tengo esta postura de defender las dos vidas”.

Finalmente, y tras su defensa acérrima del feto, aclaró: “Me interesa tremendamente la mamá, siempre fue un estilo de lucha defender a las mamás que me necesitaran”.

Cabe destacar que Carmen Toller fue intendenta de Villa Paranacito (departamento Ibicuy) desde el año 2003 hasta el 2015, donde ingresó a la Cámara de Diputados de la Provincia. Antes de 2003 la ciudad fue gobernada por su esposo, César Melchiori (1991-2003), quien en 2012 (cuando se desempeñaba como senador provincial) presentó un proyecto de ley para prohibir toda práctica de aborto en Entre Ríos, incluso la que está legalmente permitido por el Código Penal, desde 1921.

 

 
Fuente: Agencia Periodística Federal (APF)