Los alumnos de la Escuela de Artes Visuales y Música Cesáreo Bernaldo de Quirós, de Rosario del Tala, decidieron expresar su reclamo por un edificio propio durante el desfile por el Día de la Independencia, el martes 9, ante la comunidad. Ya habían hecho lo propio en 2018.

La celebración patria tuvo lugar en Plaza Libertad, presidida por el intendente Hugo Pitura y con la participación el senador Alfredo de Ángeli. En medio del desfile de formaciones militares y de las fuerzas de seguridad, además de distintas delegaciones escolares, hicieron su pasada los estudiantes de Artes Visuales con un cartel que expresó su reclamo: “Edificio ya”.

La comunidad de la Escuela de Artes Visuales y Música Cesáreo Bernaldo de Quirós lleva ya 46 años aguardando por edificio propio,  deambulando de un lado a otro. La precariedad de los diferentes edificios donde funcionó el establecimiento educativo, no impidió el dictado de clases por la buena predisposición de los docentes y alumnos.

Actualmente, cuenta con más de 600 alumnos. Existen, al menos, 15 expedientes cuya tramitación nunca llegó a solucionar la falta de un edificio en las condiciones necesarias para el buen funcionamiento de esta institución.

La población estudiantil, dice el rector Jorge Acosta, se incrementó en un 50%, lo que “agrava la situación”.

El edificio que ahora ocupan pertenecía a otra institución:la Escuela de Enseñanza Técnica Osvaldo Magnasco. “En el aula donde nuestros alumnos practican piano funcionaba un quiosco cuando la tenía la Escuela Técnica. Eso da una idea de las dimensiones que tiene el lugar”, dice y agrega: “Se da clases donde y como se puede, con la mejor onda de los profesores y de los chicos. Un espacio pequeño que antes era un pasillo y que habíamos acondicionado como sala de profesores, debió ser destinado a un aula. Por falta de espacio, materias como teatro y expresión corporal se dan en el patio a veces”.

Desde la escuela enumeraron una serie de problemas estructurales que ponen en riesgo la seguridad de docentes y alumnos, a saber:

* Es un edificio con muchos problemas estructurales. En 2012 se cayó el cielorraso de la biblioteca.
* Las aulas no alcanzan. Las instalaciones eléctricas son viejas y si alguien enchufa una estufa, toda la escuela queda sin luz.
* No existen salón de actos ni gimnasio, y lo que funcionaba como salón de usos múltiples (SUM) también se destinó a un aula
* Hay hundimiento de los pisos en las aulas y la galería.
* Resquebrajamiento de algunas vigas frente a los sanitarios.
* Mampostería de las paredes en mal estado.
* Cielorrasos en mal estado que peligran caerse
* Rectoría con humedad tan acentuada que peligran documentación y archivos.
* Falta de ventilación y aislación acústica en aulas para las actividades de la especialidad.
* Puertas en mal estado
* Falta de luminarias en el acceso al edificio.
* Falta de elementos de seguridad perimetral en el edificio.
* Algunas aulas tienen solo contrapiso.
* El horno de la sala de cerámica libera toxinas y genera serios problemas porque está dentro de un espacio áulico.
* El aula de piano donde a veces hay seis o siete alumnos tocando en simultáneo, uno al lado del otro, no tiene más de cuatro metros por dos y medio.
* No existen aulas para los talleres donde se trabaja con solventes.
* No hay baños para profesores, se comparten con el alumnado. Como no hay sala de profesores se había cerrado un pasillo que se destinaba a lugar de reunión de los docentes, pero este año se destinó también a espacio áulico.

Desde la escuela apoyaron la manifestación de los estudiantes: “46 años sin las condiciones dignas donde enseñar y aprender, pero nuestros alumnos dan cátedra de dignidad”, publicaron en el Facebook de la institución escolar.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.