La Municipalidad de Diamante declaró el estado de emergencia la zona costera de la ciudad, que desde el sábado soporta deslizamientos de la barranca junto al río Paraná. “La situación es alarmante”, dijo el intendente Lénico Aranda (Cambiemos).

Además se conformó un Comité de Crisis constituido por distintos actores de la ciudad, el cual se encuentra de manera permanente preparado ante cualquier eventualidad. Se realizan relevamientos e informes de forma continua que permiten optimizar la toma de decisiones de acuerdo al desenvolvimiento de los hechos. 

Al respecto, aseguró que Nación y Provincia siguen de cerca lo que acontece en la zona aledaña al Cristo Pescador, tras la llamada del Gobernador de la Provincia, Gustavo Bordet, en horas del mediodía de este lunes.

“Se comunicó el Gobernador, quien nos transmitió el apoyo y colaboración de los distintos ministerios de la Provincia. Se comprometió desde el área Social en el envío de lo necesario”, señaló. En tanto, el titular de Protección Civil de la Nación se comunicó telefónicamente para ponerse en conocimiento de los hechos, como así también ofreciendo la asistencia necesaria de ser requerido.

El Intendente informó que con esta situación de deslizamiento de barrancas se encuentran afectadas alrededor de 200 personas, entre mayores y niños.

Los geólogos Ernesto Brunetto y Javier Soffiantini, investigadores del Centro de Investigaciones Científicas y Transferencia de Tecnología a la Producción (Cicyttp) Diamante, realizaron un informe geológico de la situación actual del desprendimiento de barrancas en la zona del Cristo Pescador, el manuscrito fue puesto a disposición de defensa civil, donde se explica técnicamente y con rigor científico lo que está pasando en el lugar y las precauciones a tener en cuenta.

El informe parte de un “análisis de campo para evaluar la amenaza de desprendimientos de bloques” en la barranca. “La profundidad de las fracturas principales alcanza los 9-10 metros, comprobable en la base de la barranca -dice el informe-. Dichas fracturas alcanzan el nivel de arcillas inferior. La longitud horizontal del terreno fracturado y fallado comprobada es del orden de los 130 -150 metros, a lo largo de la barranca y la falla principal. El ancho de separación de las factura es del orden de 0,10 metros en la base de la barranca hasta 0,40 metros en la superficie superior del terreno. Por lo tanto, el volumen de bloques con nivel de amenaza de desplomes ocupa una franja de aproximadamente 130 metros de largo, 12 metros de ancho y 10 metros de profundidad”.

En el marco de la situación creada en el borde costero de Diamante, Defensa Civil indicó que, por la aparición de nuevas fisuras en el terreno, se amplió la zona de emergencia hacia el norte del Cristo Pescador afectando a 38 familias más. En total, estarían afectadas alrededor de 64 familias en zona de riesgo.

“Según nuestros datos, no hay presencia de menores de edad en la zona más comprometida. Estos fueron trasladados a viviendas de familiares”, explicó la coordinadora del Área de Niñez, Adolescencia y Familia de la Municipalidad de Diamante, Agostina Cechetti Secundini.

 

 

Imágenes del dron: Matías Azcué
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.