En “Fotogramas”, el periodista, escritor e investigador Claudio Cañete realiza un completo compendio de una historia entrañable y necesaria: Paraná y el cine. Paraná y sus salas. Paraná y su relación con el séptimo arte, desde el origen mismo de esa creación maravillosa.

claudio2

“Fotogramas, historias de cine en Paraná, públicos, salas y películas como marca cultural del siglo XX” –así su nombre completo- es la novedad más reciente de la Editorial Fundación la Hendija y ya se encuentra en las bateas principales de la librería El Ateneo y Códice.

La noticia es una verdadera fiesta para decenas y decenas de paranaenses que van a poder encontrar, en un mismo volumen, todas esas historias que han resistido al tiempo y se narran de vez den vez como retazos de recuerdos insalvables. Bueno, Cañete los salvó, en eso anduvo durante cinco años para ir construyendo una historia del cine en la capital entrerriana.

En su rol de investigador, ya había puesto a consideración de los lectores tres trabajos arduos y muy bien documentados: “Estampas”, “La radio de la gente” (historia de LT 14) y el voluminoso “Capítulos perdidos, los días de Perón y Evita en Paraná”.

En este caso, como le sucedió antes, Claudio Cañete comenzó escribiendo artículos periodísticos sobre la historia del cine en la ciudad.

Regresar a la galería de imágenes que se asocian con el cine en Paraná, aún más para un escritor que no pudo conocer -porque no le dan los años- la etapa de mayor auge, que refiere al funcionamiento exitoso de entre 8 y 10 salas, es casi como volver a mirar Cinema Paradiso y quedarse hasta que se enciendan las luces con el último beso.

Cañete entró a esa galería y salió cinco años después. El resultado es un libro que está destinado a ocupar un espacio afectuoso en la biblioteca de Paraná.

“Abarca todo lo que es el  siglo XX, pero arranco con las primeras proyecciones a fines del siglo XIX, hasta la inauguración del nuevo Cine Circulo”, reveló Cañete en diálogo con Entre Ríos Ahora, con el primer ejemplar en las manos.

“Fotogramas” narra las primeras proyecciones, lo que pasaba en confitería Rodrigo –donde hoy está el BERSA de Monte Caseros y 25 de mayo- en las primeras experiencias cinematográficas. Desde ahí, a las primeras salas.

“También voy contando cuestiones mas puntuales con filmaciones de paranaenses que se perdieron en la década del 40 y me detengo, por caso, en las primeras proyecciones color, como con “El tributo del mar”, por ejemplo”.

La etapa de mayor esplendor del cine en Paraná tiene un capítulo especial, como lo tiene la decadencia de la actividad en los 90´ y el rol fundamental que cumplió el cine de La Hendija en esos años aciagos, donde las salas se habían convertido en restaurantes o iglesias.

Uno de los datos sorprendentes que halló Cañete en este largo período de investigación que fue gestando Fotogramas, es el valor del cine en Paraná y el rápido acceso a las experiencias cinematográficas aún en tiempos en que parecía todo difícil.

Hay un dato de perla en ese sentido: la capital entrerriana fue la única ciudad del país donde se estrenó casi al mismo tiempo que en el mundo, “El gran dictador”, de Charles Chaplin -censurada a lo largo y a la ancho de la Argentina-, el 30 de enero de 1941, en el Rex y en el Select, para más datos.

“En Paraná todas las novedades que el cine produjo como movimiento se dieron casi de forma inmediata. Los Lumiere presentaron sus primeras proyecciones y al año siguiente se hacen las primeras en Paraná. Los principales estrenos argentinos, como la película del fusilamiento de Dorrego, se estrenó al poco tiempo que se había presentado en Buenos Aires. La primera proyección en formato cinemascope, ni bien se estrenó en el mundo llego a la Argentina y a Paraná casi de inmediato. Fue una ciudad con mucho cine”, sintetizó el escritor.

Claudio Cañete presentará esta hermosa novedad que es “Fotogramas, historia de los cines en Paraná”, el 24 de agostos en el Centro Cultural La Hendija.