“Por Favor, No apoyarse. Mesa Histórica”.

Es lo que dice el cartel que descansa en un mesón que es patrimonio histórico de Entre Ríos, y que ocupa el centro del Salón de los Pasos Perdidos, la antigua sala de lectura de la Biblioteca de la Legislatura.

Se trata de la antesala al recinto donde los 34 diputados de la provincia debaten proyectos y, por supuesto, hacen historia.

Allí se desarrolló este martes un encuentro de la Comisión de Legislación General de la Cámara Diputados, y sus integrantes omitieron respetar el pedido para preservar la madera antigua y la cubierta de cuero de la mesa central.

La actitud se viene repitiendo en diferentes encuentros, pero este martes los lentes de las cámaras dejaron más en evidencia a los representantes del pueblo.

Los fotógrafos de la Cámara Baja tomaron la particular escena: un cartel con una contraindicación, y los legisladores con tazas de café o el mate y el termo sobre la mesa. Pero también con elementos de trabajo, como carpetas, apuntes, proyectos y biromes.

Así, la historia parece no alcanzar a los diputados. La solicitud para “no apoyarse” en la “mesa histórica” tendría, no obstante, otro destinatario: el ciudadano de a pie.

La comunidad suele ingresar con menor frecuencia al edificio histórico pero, cuando lo hace, ya sea para presenciar un debate, asistir a una charla o por simple curiosidad, deberá respetar el mobiliario histórico.

El salón fue creado por el arquitecto Bernardo Rígoli, quien concibió el edificio de la Casa de Gobierno en 1884. Todo el edificio fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1989.

Fotos: Cámara de Diputados.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.