Instalado ya el debate en torno a la discusión parlamentaria de la despenalización del aborto, la Iglesia Católica comenzó a mover piezas para lanzar públicamente su oposición.

“Estamos ante el debate parlamentario de distintos proyectos de ley. Es necesario, que más allá del buen funcionamiento de nuestro sistema republicano en el cual se legisla a través de los representantes del pueblo, se tenga en cuenta que este tema toca profundamente el tejido de nuestra sociedad”, señaló el Episcopado en el primero de una serie de comunicados que hacen referencia explícita al debate legislativo por la despenalización del aborto.

En ese marco, se inscribe lo que ocurre ahora en las parroquias y escuelas católicas: cadenas de whatsapp que invitan a una marcha, el próximo domingo 25, en el denominado Día del Niño por Nacer, una celebración que se instaló en el calendario durante la presidencia de Carlos Saúl Menem.

“Les voy adelantando que en Paraná realizaremos para el 25 de marzo, una marcha caminando en la costanera desde la locomotora hasta la plaza de las colectividades desde las 17 hs. Se están sumando de todas las parroquias, los Evangélicos y público en general que defienda la vida. En lo posible ir con remera roja, banderas argentinas y ir haciendo carteles pro vida. Luego les paso más detalles. Por favor vayan difundiendo entre sus familias, vecinos, trabajos etc. Tenemos que copar el parque!!!”

Eso dice una de las tantas cadenas de whatsapp que circula entre grupos de padres de escuelas públicas y privadas.

La celebración del Día del Niño por Nacer fue puesta oficialmente en vigencia a través de un decreto dictado el 7 de diciembre de 1998 durante la gestión del expresidente Carlos Saúl Menem.

Los considerandos del decreto, firmado por Carlos Menem y Guido Di Tella, indican que “la declaración universal de derechos humanos proclamó que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, ratificando así la afirmación contenida en la Carta de las Naciones Unidas acerca de la fe de los pueblos en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana y en la igualdad de derechos de todo el género humano”.

Y que el niño “tanto antes como después del nacimiento, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión”, como lo señala la Convención sobre los Derechos del Niño, lo que incluye un especial cuidado de su salud tanto psíquica como física”.

La celebración, ahora, de esa fecha, se enmarca en la batalla encarada por un sector del clero contra la despenalización del aborto.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.