En Entre Ríos nacen cada año 23.381 bebés.

De estos, mueren 231 antes de cumplir su primer año de vida.

Y, se sabe por mediciones oficiales, 6 de cada 10 de esas muertes son por causas evitables.

La mortalidad infantil mide el número de defunciones de niños menores de un año por cada 1.000 nacidos vivos en un determinado año.

Ese índice, la mortalidad infantil, muestra las falencias del sistema de salud, y ubica a Entre Ríos muy lejos de aquella frase de la cual se vanagloriaba el exgobernador Sergio Urribarri: “Tenemos la mortalidad infantil más baja de la historia”.

bebe1

Según el Ministerio de Salud de la Nación, la mortalidad infantil es considerada como uno de los indicadores más importantes para la planificación y programación de la política sanitaria.

En Entre Ríos, la tasa de mortalidad infantil creció. Eso, al menos, indican los índices oficiales publicados hasta ahora.

En 2012, la tasa era del 10,8 por mil nacidos vivos; en 2013, bajó al 9,2 por mil; y en 2014, subió al 9,9 por mil, según cifras que dio a conocer a finales de abril la Dirección de Estadística y Censos de Entre Ríos.

En esos tres años, creció el número de nacimientos, que fue de 21.874, en 2012; de 22.371, en 2013; y de 23.318, en 2014.

Pero la tasa de defunción en general de la población se mantuvo casi sin variantes: del 7,4; del 7,8; y del 7,5, respetivamente.

No así la mortalidad infantil, que aumentó el último año.

Pero si bien la tasa a nivel provincial es del 9,9 por mil, Gualeguaychú se presenta como el departamento con el índice más alto en la provincia, pues llega al 14,4 por mil.

Le sigue Concordia, con el 11,6 por mil; y al final, Paraná, con una tasa del 8,4 por mil, o sea por debajo del índice provincial, que da 9,9 por mil.

Primavera de 2012. Urribarri, Manzur y la "baja histórica".

Primavera de 2012. Urribarri, Manzur y la “baja histórica”.

Como ya informó Entre Ríos Ahora, el aumento de la tasa de mortalidad infantil entre 2013 y 2014, pese al discurso de “baja histórica” de ese índice que propagó el exgobernador Sergio Urribarri, es una situación grave de política sanitaria.

En 2010, Entre Ríos firmó con el Ministerio de Salud de la Nación, entonces comandado por el actual gobernador de Tucumán, Juan Manzur, el Plan para la Reducción de la Mortalidad Materno Infantil, en cuyas líneas centrales se lee que 6 de cada 10 de muertes de recién nacidos pueden evitarse con un buen control del embarazo y una atención adecuada del parto, más un diagnóstico y un tratamiento precoz.

Como recordó este sitio cuando dio a conocer el aumento global de la tasa mortalidad infantil en Entre Ríos, cuando el exgobernador Sergio Urribarri empezó su gestión tenía una tasa del 11,8 por mil y, lentamente, la tasa se había ido retrayendo, hasta ubicarse en el 10,8 por mil en 2012. Pero en 2013 se había reducido hasta ubicarse por debajo de los dos dígitos: 9,2 por mil.

Pero en 2014, según los últimos datos oficiales, otra vez creció y se ubicó en el 9,9 por cada mil bebés nacidos vivos, y se espera que la tasa correspondiente a 2015 esté por encima del 10 por mil.

Quizá por eso la cuestión de la mortalidad infantil fue uno de los temas que abordó el gobernador Gustavo Bordet en su mensaje a la Legislatura, en la apertura de sesiones ordinarias, en febrero último.

En su discurso, el Gobernador aseguró que, en materia sanitaria, al inicio de su gestión “se trabajó fuertemente para controlar una epidemia que existe en el noroeste de nuestro país que es el dengue. Estamos trabajando con todos nuestros equipos para mitigar los efectos de esta epidemia”.

Pero enseguida dijo que “con ese esfuerzo y dedicación les pediré a todos los funcionarios de Ministerio de Salud para trabajar en una batalla implacable contra la mortalidad infantil”.

“Se seguirá reduciendo el índice de mortalidad infantil en Entre Ríos porque eso es calidad de vida para los entrerrianos. Así lo haremos con las campañas de invierno para las enfermedades respiratorias, y se hará también con la atención en cada centro de salud para evitar que nuestras mamás embarazadas tengan fatalidades al momento del parto y así evitar que los chicos se nos mueran. Esto se hará trabajando en todo el territorio entrerriano –apuntó Bordet–. No queremos tener altos índices de mortalidad infantil y para ello hemos hecho un compromiso”.

De momento, es un sólo una expresión de deseos.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.