La muerte de un chico de 14 años el 27 de abril último, en un accidente de tránsito, conmueve a Lucas González, la localidad ubicada a 180 kilómetros de Paraná, en el departamento Nogoyá.

Ese día, a las 19 aproximadamente, dos adolescentes, Juan Manuel Cabrera, de 14 años, y Erik Acosta, de 17, iban en moto cuando, en el cruce de calles Zapian y Pretielli, fueron embestidos por el Renault 12, conducido por Braian Imanol Blanco, de 24 años, con estado de ebriedad.

Como consecuencia del impacto, Juan Manuel Cabrera falleció ese mismo día, cerca de las 22, en tanto que se acompañante, Erik Acosta, permanece internado en el Hospital San Martín de Paraná.

Desde el día del trágico accidente, los familiares de Cabrera se han estado movilizando en busca de justicia.

El caso está en manos del fiscal Rodrigo Molina, de la Unidad Fiscal de Nogoyá, con intervención del juez de Garantías Gustavo Acosta.

En la causa, ya se constituyó como querellante particular el abogado Juan Orlandi, en representación de la familia Cabrera.
Blanco, el principal imputado en el accidente fatal en Lucas González, está de momento con prisión preventiva, dispuesta por el juez Acosta.

El querellante Orlandi contó que la causa está en el ámbito de la investigación penal preparatoria, en manos del fiscal Molina. “Esperamos la elevación a juicio de esta causa. Esa es nuestra postura. Se han tomado declaraciones, y la semana que viene siguen más declaraciones en la causa. Respecto del imputado, está con prisión prisión preventiva. Está con prisión desde el momento del hecho. El miércoles nos constituimos como querellantes y pedimos que la prisión preventiva continúe por 20 días más, especialmente porque el chico que manejaba la moto todavía no ha podido declarar y porque hay peligro de fuga del imputado. Ya se dio a la fuga en el momento del hecho, y entendemos que podría seguir con esa intención de profugarse. La prisión preventiva sigue hasta el 8 de junio”, contó.

Cuando venza el plazo de la actual prisión preventiva, se va a tratar nuevamente la prórroga.

“Vamos a pedir que siga preso hasta el juicio -dice Orlandi- aunque sabemos de la dificultad de que ello ocurra. Es muy difícil. Pero vamos a intentarlo. Mientras, estamos tratando de buscar testigos que hayan visto el accidente. Está muy complicado. Hay testigos que vieron el hecho, pero tienen miedo de declarar, según me comentó la familia. Estamos intentando darles seguridad para que declaren, para que digan la verdad”, expresó.

 
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.