La , hija de Violeta Ortolani y Edgardo Garnier, conoció a su abuela entreriana, Blanca Díaz de Garnier, quien vive en Concepción del Uruguay, Entre Ríos.

“Felicidad, amor y recuerdos acompañan el día de encuentro. Los rasgos de la nieta toman sentido en los de su abuela. “, escribó la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo en su cuenta de Twiter.

Adriana, la nieta restituida número 126, hija de Edgardo Garnier y Violeta Ortolani, se encontró finalmente con su abuela paterna en la ciudad entrerriana de Concepción del Uruguay. “Estoy visitando a mi abuela, estoy como loca. Todavía no caigo que estoy viviendo esto. Tiene 86 años y es una divina, es una persona hermosa”, aseguró durante una entrevista con radio Splendid.

Durante el encuentro con su abuela pudieron ver fotos de la familia y Adriana aseguró que “me parezco a los dos, pero más a mi papá por la cara alargada y delgada, con orejas grandes, pero también a mi mamá por los ojos negros y las cejas pobladas”.

En lo que va del año, la organización Abuelas de Plaza de Mayo localizó a cinco nietos sustraídos de sus familias en la última dictadura militar. El caso anterior se había conocido el pasado 26 de octubre.
La nueva nieta restituida es hija de Violeta Ortolani y Edgardo Garnier y nació en enero de 1977 durante el cautiverio de su madre.
Ortolani fue secuestrada el 14 de diciembre de 1976 en La Plata, con un embarazo de ocho meses. Garnier las buscó, pero al poco tiempo, el 8 de febrero de 1977, él también fue secuestrado. La pareja se conoció en la capital bonaerense, donde ambos estudiaron Ingeniería. Fueron militantes universitarios y se incorporaron a la organización Montoneros.
De la Redacción de Entre Ríos ahora.