Las “previas” se han constituido en una “alternativa” a los boliches: las locaciones son quintas, pero también los campings de los sindicatos.

El boleto de entrada suele costar entre $30 y $50 -el costo varía si el invitado está o no está en la “lista” que se confecciona por mensaje privado en mensajería de whatsapp-, y durante la “previa” la venta de alcohol suele no tener límites, aún cuando se trate de convocatorias hecha por menores de edad.

A veces, las quintas se utilizan para fiestas de mayor envergadura, como la que denunciaron a finales de febrero vecinos de Sauce Montrull.

Los vecinos de Sauce Montrull denunciaron  la realización de una seguidilla de “fiestas clandestinas” en un domicilio particular de la zona que, según dijeron, no cuenta con ningún tipo de habilitación.

La última “fiesta clandestina tuvo lugar este domingo 28 de febrero, desde las 5 de la mañana, en el kilómetro 454,7 de la ruta provincial N° 12, en el domicilio particular de Alejandro Usatinsky, que no cuenta con las autorizaciones correspondientes para este tipo de eventos, según los vecinos, según expusieron ante la Policía y la Junta de Gobierno de Sauce Montrull.

Pero a ese fenómeno de las “fiestas clandestinas” en diferentes quintas de la ciudad y el Gran Paraná, se suman las “previas” que organizan menores dirigidas a un público menor de edad.

Aunque en la mayoría la logística se resuelve vía contactos de whatsapp, en otras eligen lugares públicos para concentrar la “venta de entradas”. Uno de esos lugares es un bar ubicado en pleno centro de la ciudad, cuyo titular es el secretario de Turismo de la Municipalidad de Paraná, Marcelo Quiroga: Live Rock.

“Hoy y mañana de 18 a 20 en Live Rock primer piso para pagar su nombre para la previa”, dice la convocatoria que circula por redes sociales.

Autoridades municipales lograron advertir a los organizadores de la irregularidad de esa convocatoria, pautada para una quinta ubicada en Avenida Pedro Zanni.

El fin de semana anterior, la Municipalidad de Paraná logró clausurar seis de esas “previas”, aunque los funcionarios admiten la imposibilidad de evitar su convocatoria por cuanto en la generalidad se realiza por medio de redes sociales.

Todos los fines de semana inspectores de la Dirección de Habilitaciones de la Municipalidad realizan controles rutinarios y de fiestas clandestinas. En este sentido, se constataron distintos eventos, comúnmente denominados “previas”, llevados a cabo por menores de edad en camping de sindicatos o asociaciones.
La tarea se completa con el control de cumplimiento de horario de cierre de bares y de boliches: a las 3 AM, los primeros; y a las 6AM, los segundos. 

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.