“Desde el 6 de septiembre de 1930, las oligarquías gubernamentales desarrollan un plan sistemático para aniquilar la soberanía del pueblo, transfiriendo a grupos de especuladores el goce de los bienes de la Nación, sin hallar resistencia efectiva en los llamados partidos opositores que aprovechando la abstención radical, fueron a compartir posiciones con el pretexto de defender desde ellas los derechos populares”

El texto forma parte del preámbulo del acta de constitución, el 29 de junio de 1935, de la Fuerza Orientación Radical de la Joven Argentina (Forja), entre cuyos fundadores estuvo el pensador Arturo Jauretche. Con el golpe del 6 de septiembre de 1930, que derrocó al presidente radical Hipólito Yrigoyen, José F. Uriburu y Agustín Justo inauguraron lo que la Historia llamó para siempre como la Década Infame. Un movimiento de resistencia a ese período se concentró en Forja,  al que se sumaron  Homero Manzi, Juan Fleitas, Luis Dellepiane, Gabriel del Mazo y Raúl Scalabrini Ortiz.

Justo, nacido en Concepción del Uruguay en 1876, ejerció la presidencia entre 1932 y 1938, y tuvo como vicepresidente a Julio Argentino Roca. El derrocamiento de Yrigoyen fue el primer golpe de Estado en la historia institucional argentina. Lo que siguieron fueron las presidencias de José Félix Uriburu y Agustín Justo, y en esta última gestión fue cuando se firmó el tratado Roca-Runciman, por el cual Inglaterra se comprometía a comprar carnes argentinas siempre y cuando su precio fuera menor al de los demás proveedores. Y el país aceptó concesiones lindantes con la deshonra: liberó los impuestos que pesaban sobre los productos ingleses y se comprometió a no permitir la instalación de frigoríficos argentinos, pacto denunciado por el senador demoprogresista Lisandro de la Torre. “El gobierno inglés le dice al gobierno argentino ‘no le permito que fomente la organización de compañías que le hagan competencia a los frigoríficos extranjeros’. En esas condiciones no podría decirse que la Argentina se haya convertido en un dominio británico, porque Inglaterra no se toma la libertad de imponer a los dominios británicos semejantes humillaciones”, dijo De la Torre.

El fraude fue el denominador común en los procesos electorales que se sucedieron entre 1930 y 1940, período en el cual gobernó el entrerriano Agustín Justo.

Insólitamente, en Concepción del Uruguay se ha comenzado  trabajar en un “rescate histórico” de la figura del presidente de la Década Infame, con el objetivo de trasladar los restos de los expresidentes Arturo Frondizi, que vivió en La Histórica durante diez años, y de Agustín Justo a la Basílica de la Inmaculada Concepción.

El “historiador” Eduardo Lázzari, que asesora al intendente de Concepción del Uruguay, José Lauritto, es el que motoriza la idea. Lázzari se reunió el jueves con el jefe comunal,  quien recordó que el objetivo es “reinsertar a nuestra ciudad en los circuitos nacionales de turismo, al mejorar la posibilidad de ofrecerla desde los puntos de vista histórico y los escenarios de muchos momentos de nuestra historia”.

Así lo manifestó el Intendente durante la reunión de la cual también participaron el secretario de Cultura, Turismo y Deportes, Marcelo Herlein; la directora de Turismo, María Laura Saad; y Walter Magri, según informó la propia Municipalidad de Concepción del Uruguay.

El texto lo explica así: “De concretarse, un significativo aporte a la oferta cultural y turística será el traslado a la Basílica de los restos de los ex presidentes Arturo Frondizi, quien vivió en nuestra ciudad desde los 10 años, y Agustín Justo, quien nació aquí. ´Avanzan las posibilidades del traslado del presidente Frondizi. En 2018 se cumplirán 110 años de su nacimiento, 100 años de su primera presencia en Concepción y 60 años de su presidencia. Me estoy encargando personalmente de la negociación con los familiares´, detalló Lázzari”.

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.