Las declaraciones del presidente del Consejo General de Educación (CGE), José Luis Panozzo, quien expresó su molestia por el “negocio” de los amparos docentes contra los “errores de liquidación” de los salarios generaron lo previsible: la respuesta de la Agrupación Rojo y Negro de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer).

Los Rojo y Negro manifestaron su “repudio a la decisión de Panozzo de enajenar la potestad del CGE de liquidar el salario de los trabajadores de su dependencia”. Precisamente, en esa corriente interna del sindicato docente se alinea la seccional Nogoyá, que es donde se está motorizando la mayor cantidad de amparos judiciales docentes.

“La cizaña que intenta sembrar Panozzo hablando al pasar de ´negocio´ con los amparos es funcional al proyecto de reforma laboral del macrismo”, planteó la Rojo y Negro, y agregó después: “Si el Gobierno de la provincia quiere evitar nuevos amparos, que cumpla con su obligación de liquidar los salarios en tiempo y forma, es fácil”.

 

“Desde que comenzaron las malas liquidaciones, en el salario de octubre, nos movilizamos en busca de una solución definitiva y el reconocimiento del problema por parte del gobierno; ante cada liquidación la respuesta de los funcionarios fue negar la realidad y culpabilizar a las escuelas. Fue así hasta que debimos tomar el CGE. Que lo sepan Panozzo y Bordet, si insisten con medidas de este tipo y no dan a las escuelas las soluciones necesarias, la lucha se profundizará y extenderá”, dijeron.

Pero la demanda no es solo al Gobierno; también hacia el frente interno sindical. Los Rojo y Negro reclamaron a la  conducción provincial de Agmer “la urgente convocatoria a congreso provincial para enfrentar esta nueva embestida, exigir una solución definitiva al saqueo de nuestras liquidaciones y reabrir la discusión salarial”.

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.