El Gobierno provincial inició la negociación paritaria con los gremios del Estado, la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) y la Asociación Trabajadores del Estado (ATE)  y propuso un aumento del 15 % para los trabajadores de la Administración Pública, a pagar en tres tramos: 5 % con haberes del mes de marzo, 5 % con los de abril y 5 % con los de mayo.

El mismo esquema que con los maestros.

Al presidir la audiencia, el secretario de Trabajo, Fernando Quinodoz, destacó la apertura de la negociación  al remarcar que “el Gobierno cumplió con la convocatoria acordada y busca recomponer el salario de los trabajadores en un contexto económico desfavorable”.

El secretario de Haienda, Gustavo Labriola, explicó que la propuesta también contempla la revisión conjunta del índice de inflación del mes de mayo para ver como recomponer el salario y considerar la diferencia del año anterior. Señaló que “se buscarán los consensos necesarios para que los trabajadores puedan obtener una actualización del salario, que pueda ser afrontado por las arcas provinciales”.

Durante el encuentro, los miembros paritarios valoraron la instancia de negociación. Al respecto, Labriola remarcó que “el Gobierno siempre ha tenido en cuenta que el trabajador no sea la variable de ajuste y ha mantenido las negociaciones paritarias donde se han logrado los consensos para lograr las recategorizaciones, pase a planta y demás beneficios para los trabajadores”.

Pero al igual que los docentes, lo estatales rechazaron la propuesta por insuficiente.

Así calificaron la oferta desde ATE, que además sumó a la  agenda de la negociación el retraso en la concreción de las recategorizaciones y su correspondiente pago y la necesidad de avanzar en la reglamentación que lleve adelante los pases de contratos de obras a servicios.

Además, el gremio hizo fuerte hincapié en la necesidad de recuperar el poder adquisitivo del conjunto de las trabajadores y trabajadoras del Estado como factor dinámico en las economías locales ya que con las políticas económicas llevadas adelante por el gobierno nacional, los tarifazos, el aumento de costos de las necesidades básicas y la inflación han llevado a que la mayoría quede rayando la pobreza.

Es por ello que se solicitaron medidas que apunten a mejorar la situación económica y de trabajo de los estatales entrerrianos para así aportar a mejorar la situación de nuestra provincia frente a los grandes ajustes que se vienen imponiendo.

Frente a dicha situación y si bien ATE declaró insuficiente la propuesta del Estado, se llamará a las diferentes instancias de participación orgánica del gremio para evaluar los pasos a seguir, antes de la próxima reunión que se llevará a cabo el próximo 28 de febrero a las 10:30 en la Secretaria de Trabajo de la provincia.

El  encuentro pasó a un cuarto intermedio hasta el jueves 28, a las 10,30.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.