La lluvia hizo naufragar la marcha convocada a Casa de Gobierno, el martes 11, convocada por los grupos “pro vida” que reclaman que se “esclarezca” qué pasó “con la beba” de Concordia -el feto producto de la interrupción del embarazo a una nena de 13 años que fue violada-, pero este lunes, a las 20, prometen finalmente cumplir su cometido.

La versión echada a rodar -por ahora, desacreditada en la causa penal que lleva adelante el fiscal José Arias y en la historia clínica del Hospital Masvernat- sostiene que el feto tuvo una sobrevida de 10 horas. Y los grupos “pro vida”, subidos a esa versión, hablan de la “beba de 5 meses” a la que ya le han puesto nombre: “Paz”..

“El terror asola nuestra provincia. Un protocolo inconstitucional con el que dia a día se termina de forma violenta con la vida de niños y se destruye para siempre a una madre, continúa haciendo estragos”, señalan desde la Red de Familias Entrerrianas, que viene batallando para que el Poder Ejecutivo dé de baja el protocolo de actuación en casos de aborto no punible que rige desde 2017 en Entre Ríos.

Y agregan: “Concordia fue un caso emblemático porque el hecho relatado por los medicos donde a una joven se le practicó un aborto a los 5 meses de gestación, resulto con el nacimiento de la beba hasta su muerte tiempo después abandonada por el Estado quien debio garantizarle su derecho humano a vivir”.

Esta vez, la convocatoria para este lunes frente a Casa de Gobierno, cuenta con el acompañamiento de sectores de al Iglesia Católica.

La postura “pro vida” que sostiene la Iglesia, sin embargo, ya ha sido reprochada por el abogado Pedro de la Madrid, que representa a la nena de 13 años que accedió a una práctica de aborto no punible.

De la Madrid intimó por carta documento al obispo Luis Armando Collazuol a que ratifique sus dichos en torno a lo que ocurrió con esa práctica médica. Le hace notar el letrado que el representante de la Iglesia mintió, y que de persistir en esa actitud, lo denunciará siguiendo los caminos del Código de Derecho Canónico ante las autoridades eclesiásticas, pero que además iniciará una demanda en la Justicia.

El viernes 7, el Obispado de Concordia distribuyó un comunicado en el sostuvo, sin ambages, que “el bebé nació con vida y estuvo debatiéndose durante varias horas por seguir viviendo hasta que finalmente su corazoncito dejó de latir”.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.