El próximo domingo 5 de agosto, desde las 15,30, los grupos pro vida de la ciudad se concentrarán en el Parque Urquiza, en el monumento la general Justo José de Urquiza, en la zona de la Costanera Alta, para desde allí marchar hacia Casa de Gobierno.  Se hará, como en las anteriores marcha, bajo el lema “Salvemos las dos vidas”, y con una etiqueta que ya circula en las redes sociales #ArgentinaEsProVida. Será en el marco de la denominada “marcha federal”, que se replicará en distintos puntos del país ese día.

“El domingo 5 de Agosto, Paraná vuelve a las calles porque nuestro pueblo es custodio de la vida, y no verdugo de inocentes”, anunció la Red de Familias Entrerrianas, el colectivo que más férreamente batalla contra la legalización del aborto, proyecto que ya tiene media sanción de la Cámara de Diputados de la Nación, y que ingresará al recinto del Senado este 8 de agosto para su tratamiento y, eventualmente, sanción definitiva.

Los grupos pro vida han protagonizado dos marchas multitudinarias en la ciudad en contra del aborto. La primera, el domingo 25 de marzo, Día del Niño por Nacer, y después el domingo 10 de junio, cuando hablaron de la presencia de “20 mil personas” en la Costanera de Paraná. La última convocatoria, pobrísima: un día gris, se planeó una caravana desde la Plaza Mujeres Entrerrianas hasta Casa de Gobierno, a la que rodearon con una  bandera argentina, con la leyenda “Salvemos las dos vidas”.

El proyecto de legalización del aborto, mientras tanto, transita en el Senado momentos clave. Según publica el sitio especializado en noticias legislativas Parlamentario.com, a menos de una semana de la primera gran definición en el Senado sobre el proyecto de aborto legal, el resultado es, una vez más, incierto. Separados por una mínima diferencia, senadores a favor y en contra de la interrupción voluntaria del embarazo se disputan el dictamen de mayoría, mientras que la alternativa de los representantes cordobeses concita baja adhesión y tiene pocas posibilidades de avanzar.

Las comisiones de Salud, Justicia y Asuntos Penales, y Asuntos Constitucionales de la Cámara alta volverán a reunirse el martes para la última jornada de exposiciones y al día siguiente esperan firmar dictamen, de cara a la votación del próximo 8 de agosto. El despacho que reúna mayor cantidad de firmas será el primero en ser considerado en el recinto.

Lo que suceda el miércoles es para todos una gran incógnita. El dictamen de rechazo al proyecto aprobado en la Cámara de Diputados reúne hasta ahora 23 firmas, mientras que el de apoyo a esa media sanción juntaría 22 voluntades.

Hay cinco senadores que no definieron su postura o no se pronunciaron. Y otros dos que firmarán un dictamen alternativo: los cordobeses Laura Rodríguez Machado y Ernesto Martínez, ambos del Pro. Martínez tendrá firma doble, pues integra dos comisiones -Justicia y Asuntos Constitucionales-, mientras que el restante, el peronista Carlos Caserio, no pertenece a ninguna de las tres.

La comisión más reacia al proyecto de aborto es la de Justicia y Asuntos Penales, que preside Pedro Guastavino (Justicialista). De sus 17 integrantes, 9 están en contra de la media sanción y 7 a favor -incluido el propio Guastavino-. El senador restante es el mencionado Martínez.

En el caso de Salud, que es la cabecera, hay mayoría a favor de la interrupción voluntaria del embarazo: son 8 senadores, contra 7 que irán por el rechazo, entre los que se encuentra el presidente de la comisión, Mario Fiad (UCR). Además, hay dos indefinidos: la puntana Eugenia Catalfamo, que comparte bloque con Adolfo Rodríguez Saá; y Guillermo Pereyra, del Movimiento Popular Neuquino, quien ya adelantó que podría suscribir el dictamen de los cordobeses.

Por último, en Asuntos Constitucionales hay paridad: 7 a favor y 7 en contra. Entre los que apoyan la iniciativa fue contabilizada la expresidenta Cristina Kirchner, de la que sólo se conoce su posición por un tuit que proclamó el voto unánime del Frente para la Victoria-PJ. Los indefinidos son tres: el titular de la comisión, Dalmacio Mera -con tendencia en contra-; el radical Ángel Rozas y el peronista Juan Carlos Romero, quienes no se pronunciaron. La integración se completa con los cordobeses Martínez y Rodríguez Machado.

La firma de dictámenes servirá para tener un pantallazo inicial con vistas a la sesión del 8, cuyo resultado ningún senador se anima a pronosticar. Aunque fuentes consultadas coincidieron en que hay sólo dos caminos -la aprobación o el rechazo-, ya que la opción de introducir cambios tiene cada vez menos fuerza.

Sucede que en Diputados hay 128 votos afirmativos asegurados. En la votación fueron 129, pero una legisladora, la chaqueña Aída Ayala, confesó que no volvería a votar a favor. Aun así, hay una mayoría robusta que estaría en condiciones de insistir con el proyecto original.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.