Una compacta movilización llegó este miércoles por la noche a Plaza Libertad, en Rosario del Tala, frente al edificio de Tribunales, para mostrar la disconformidad hacia un fallo de la Justicia que decidió hacer efectiva una condena dictada en 2015 y mandar a prisión a los 7 policías acusados de haber torturado y, en 2012, a dos jóvenes, a quienes se sometió a un simulacro de fusilamiento.

Los policías están cumpliendo la pena a ocho años de prisión en la Unidad Penal de Concepción del Uruguay luego de que la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ) rechazara el recurso extraordinario federal planteado por los defensores y también un hábes corpus. Uno de los defensores de tres de los siete policías condenados, Lucio Salisky, anunció que irá en queja a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, aunque la resolución de ese planteo es incierto en el tiempo, por lo que sus defendidos deberán permanecer en prisión hasta que haya resolución.

La causa, caratulalada “Milezzi, Marcelo José; Soto, Ludmila Natalí; Mori, Héctor Leopoldo;  Monroy, Claudio Marcelo; Forneron, Gustavo Daniel; Segovia, Pablo Leoncio;  Flores Campos, Walter; Magallan, Neri Andrés; Vidal, Rodrigo Sebastián-s/ torturas, privación de la libertad con abuso funcional, vejaciones en actos de servicio y apremios ilegales”, tuvo una primera condena en agosto de 2015: el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Concepción del Uruguay, integrado por los jueces Fabián López Moras, Alberto Seró y Mariano Martínez, resolvió, por unanimidad, absolver de culpa y cargo a Walter Flores Campos y Rodrigo Sebastián Vidal, como autores materiales penalmente responsables de los delitos de torturas, privación de la libertad con abuso funcional, vejaciones en actos de servicio y apremios ilegales.

La marcha de este miércoles en Rosario del Tala.

En cambio, a Marcelo José Milezzi, Ludmila Natalí Soto, Héctor Leopoldo Mori, Claudio Marcelo Monroy, Gustavo Daniel Forneron y Neri Andrés Magallán, los declararon autores materiales penalmente responsables de los delitos de torturas en concurso ideal con privación ilegítima de la libertad y vejámenes. Y  los condenaron a la pena de ocho años de prisión efectiva e inhabilitación absoluta y perpetua con accesorias legales, manteniendo su libertad hasta que la presente sentencia se torne ejecutable. Eso ocurrió ahora: y por eso fueron a prisión.

Además, absolvieron parcialmente de culpa y cargo a Pablo Leoncio Segovia, jefe de Investigaciones al momento del hecho, por ser coautor material penalmente responsable de los delitos de torturas, privación de la libertad con abuso funcional, vejaciones en actos de servicio y apremios ilegales. De esta manera, recibió la pena de dos años de prisión de cumplimiento condicional.

A los policías condenados, integrantes de la División Investigaciones de la Jefatura Departamental Tala, se les atribuyeron distintos hechos de tortura, privación ilegítima de la libertad y vejámenes, que sucedieron los días 29, 30 y 31 de marzo de 2012, de los cuales fueron víctimas WR y JSR, ambos de menos de 18 años al momento del hecho

En junio último, la Sala Penal del STJ dispuso  no hacer lugar a la impugnación extraordinaria presentada por los defensores de los siete policías de Rosario del Tala acusados de haber torturado a dos menores de edad durante la Semana Santa de 2012.

Los jueces Daniel Carubia, Miguel Giorgio y Claudia Mizawak dieron por “fracasada” la audiencia programada para esa apelación, ,a la que  no asistieron los abogados defensores de los policías, y que, paradójicamente, fueron quienes promovieron el planteo y la audiencia.

Los abogados Lucio Saliski y Federico Baridón,  defensores de tres de los policías condenados -Mori, Monrroy y Soto- se incorporaron a la causa luego de ese fallo de la Sala Penal y fueron con un recurso extraordinario, que fue rechazado. “Hicimos un estudio minucioso de la causa, y encontramos irregularidades procesales que se pusieron de manifiesto en alrededor de 20 puntos. Pero lamentablemente, este miércoles nos informaron que nos rechazaron el recurso extraordinario federal, lo cual tornó ejecutoria la condena -explicó Salinsky en diálogo con el programa Puro Cuento de Radio Costa Paraná 88.1-. O sea, los condenados tienen que empezar a cumplir la condena. Claro que ante ese rechazo, vamos a plantear la queja ante la Corte”.

-¿Cuándo empieza a hacerse efectiva la condena?

-Este mismo miércoles. Ya hay tres de los condenados que están alojados en la Unidad Penal N° 4 de Concepción del Uruguay. Todavía no han ido a la cárcel mis defendidos, y esto se debió a un error procesal. El resto irá a prisión en los próximos días.

-¿Por qué se decidió la marcha de este miércoles a Tribunales en Rosario del Tala?

-Es por una serie de hechos. Nosotros tomamos conocimiento del rechazo del recurso extraordinario federal de una forma irregular. Nos llegó la notificación del Tribunal de Concepción del Uruguay para que todos los condenados se presenten en la Unidad Penal. Nos tomó por sorpresa porque no habíamos sido notificados del rechazo. Eso se verificó: no se había notificado a los defensores del rechazo del recurso, razón por la cual se dejó sin efecto por ahora la orden para que nuestros defendidos vayan a prisión. También habíamos planteado habeas corpus para que mantengan en libertad mientras se tramita el recurso de queja. Pero el habeas no fue concedido. La marcha la plantearon nuestros defendidos para pedir por su libertad. No es solo un reclamo de los condenados sino también de toda la sociedad ante una condena que es injusta.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.