Alberto Valle es un personaje en Gobernador Mansilla –a 182 kilómetros de Paraná, en el departamento Tala–, y este domingo, en las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) revalidó su fama bien ganada de tipo extrovertido y original.

Con la ayuda del exintendente Rodolfo Orué (FPV), Valle, que tiene problemas motrices para desplazarse, se hizo llevar a votar en una pala mecánica. A Orué se lo ve manejando la logística para que el hombre llegue, baje del vehículo peculiar, vote, y después vuelva a su casa tal y como llegó.

El vehículo fue aportado por el propietario de una empresa avícola de la localidad, que subsanó el inconveniente de que su camioneta se averiara con el uso de un vehículo todoterreno.

 

La escena se produjo frente a la Plaza San Martín, a la salida de la Escuela Nº 8 Ramón Deheza, de Gobernador Mansilla.

Pero si Valle fue la figura de los comicios en este pueblo del interior del departamento Tala, Orué, el exintendente, no le va en saga. En 2005 hizo conocido el lugar con una noticia que sacudió el escenario pueblerino: la compra de partidas de Viagra con fondos de la Municipalidad de Gobernador Mansilla. Cuando le consultaron la razón de esa operación, Orué, quien es médico, explicó:  “Se trata de una medicación que tiene una alta acción terapéutica. Es un conocido vasodilatador, aplicable para la hipertensión pulmonar”.

En 2011, cuando Orué dejó la intendencia de Mansilla, quiso volver a ocupar su antiguo rol de director del Hospital Nuestra Señora del Carmen, que ya estaba ocupado por Franco Warlet, y entonces inició una dura disputa que incluyó denuncias policiales por agresión y la movilización de los pobladores, que resistían a Orué.

El exjefe comunal intentó volver en 2015, y tampoco tuvo suerte: la movilización de los pobladores le impidió, otra vez, retomar la conducción del hospital.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.