El titular del Juzgado Civil y Comercial de Nogoyá, Américo Daniel Luna, autorizó nuevos allanamientos en el marco de la causa que investiga abusos sobre menores y que se imputan a Joaquín Hail, un dirigente del peronismo nogoyaense a quien se relaciona con el diputado provincial José Ángel Allende, pero que además participa como parte de la Juntud Sindical de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN).

Hail ya fue imputado por el fiscal Federico Uriburu, de la Unidad Fiscal de Nogoyá, por el delito de abuso sexual reiterado. La víctima es una nena de 12 años, cuyos padres llevaron el caso a la Justicia. Una de las primeras medidas de la Justicia en torno a Hail fue establecer una perimetral que le impide acercarse a la víctima, y además se allanó su vivienda particular, de donde se secuestraron teléfonos celulares, tablets y computadoras, que fueron peritadas por el Servicio de Informática Forense del Poder Judicial.

Hail, además de dirigente peronista y afiliado a UPCN, es músico y manager de la banda de cumbia pop Kuwayt, y es en este último rol como lograría tener contacto asiduo con jovencitas, la mayoría menores de edad. La Justicia está tras la pista de al menos dos casos más de supuestos abusos a menores, y en el marco de esa sospecha es que se llevaron adelante los allanamientos ordenados por el juez Luna. El magistrado dio la orden con una previsión: que no se difundan los resultados de esos procedimientos.

El dirigente tiene como abogados defensores a Augusto y Carlos Lafferriere; el primero, junto a Hernán Blázquez buscó, en mayo pasado, dar interna en el partido Propuesta Republicana (PRO) y enfrentar a la línea del ministro del Interior Rogelio Frigerio.

En la Justicia han sido clave para avanzar con la investigación los datos recabados a la familia de la primera víctima cuyos padres denunciaron a Hail. “En los chats de su teléfono celular encontramos el nombre de otra nena de 12 años, y de una tercera menor, de 11 años, todas relacionadas con Hail. Nos enteramos a su vez el caso de un papá que fue a verlo a Hail con intenciones de ponerle límites y exigirle que no vea más a su hija. Pero además, apareció el papá de otra nena que entregó el teléfono celular de su hija para que sea peritado, y esperamos que surjan más novedades. Con todas estas informaciones que empezaron a aparecer, este martes por la mañana se ordenaron tres allanamientos para secuestrar teléfonos celulares, y así preservarlos como evidencia. Se hizo así porque la mayoría de estas nenas están muy deslumbradas con Hail, y si avisamos antes que vamos a ir por ver sus teléfonos, lo más probable es que borren cualquier elemento que lo comprometa”, explicó una fuente judicial.

La fuente agrega que “hubo buena voluntad de parte de los padres, y entregaron sin problemas los celulares de sus hijas, y en algunos casos, también computadoras, que van a ser peritadas. No descartamos que en los próximos días algunos de estos padres presenten una denuncia”.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.