El médico y docente universitario Damián Verzeñassi expuso su testimonio ante el Tribunal Monsanto en La Haya para dar cuenta de las enfermedades que padecen quienes habitan las localidades ubicadas en el área de producción de transgénicos en cuatro provincias Argentinas.

Hipertiroidismo, malformaciones congénitas, problemas respiratorios, neurológicos, alergias, abortos espontáneos y cáncer son solo algunas de las enfermedades que padecen quienes habitan las regiones de Argentina que se encuentran en el medio del área de producción de eventos transgénicos dependientes de venenos de Monsanto y Bayer.

Durante el fin de semana se realizó en La Haya, Países Bajos, el primer Tribunal Internacional Monsanto (TIM), donde el médico paranaense Damián Verzeñassi, subsecretario académico de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), expuso los trabajos epidemiológicos realizados en 27 localidades de 4 provincias del país –entre las que se encuentra Entre Ríos- con más de 96 mil personas encuestadas que revelan que padecen los mismos problemas de salud, que antes de la instalación de Monsanto no existían (1996).

La comunidad mundial se organizó para juzgar, a nivel simbólico, a una de las empresas agroindustriales más grandes y Damián Verzeñassi fue uno de los principales testimonios sobre las consecuencias de los campos bañados en glifosato. El profesional es creador de los campamentos sanitarios de Facultad de Ciencias Médicas de Rosario, organizados para recopilar información sobre enfermedades y causas de muerte.

“Queremos decirles que se nos mintió cuando se nos dijo que los modelos de producción de transgénicos dependientes de venenos eran para que se use menos veneno, que se nos mintió cuando se nos dijo que la química que se iba a utilizar a partir de esos modelos era inocua para la salud humana”, indica Verzeñazzi en su presentación que deja claro que “el ecocidio es hoy el principal problema con el que nos encontramos como humanidad”.

“Tenemos que seguir demostrando lo que ya está demostrado: lo que está patentado como antibiótico, lo que está patentado como veneno, lo que está patentado como antifúngico, efetivamente elimina la vida, elimina los hongos, elimina la diversidad”.

“Señores jueces, la diversidad está en peligro, Señores jueces, nos han empujado a una situación de ecocidio y estamos aquí para poder denunciarlo”.

 

Fuente: El Federal.

Autora: Matilde Moyano.