El senador Raymundo Kisser (Cambiemos) expondrá en la sesión del Senado de esta tarde su oposición a que el abogado Ángel Moia reciba el acuerdo constitucional para ser designado titular del Juzgado Civil y Comercial N° 9, de Paraná.

Moia ya atravesó el proceso de selección en el Consejo de la Magistratura, y asistió a la audiencia pública en la Cámara de Senadores, y su postulación recibió 11 adhesiones y 2 impugnaciones, y esta tarde se espera que la Cámara Alta preste acuerdo para su designación.

Pero Kisser sostiene que Moia no reúne las condiciones “éticas” para ser designado juez en un juzgado que tramita la causa de la quiebra de la empresa Waiger, de Crespo, que fue promovida por el propio aspirante a la magistratura.

“No se puede pretender ser juez de un Juzgado donde se está tramitando una causa judicial (Concurso-Quiebra) que fuera promovida por el propio pretendiente, aún cuando se pueda excusar en su intervención”, dice el dictamen que firma Kisser.

Ya la Comisión de de Acuerdos del Senado, que preside Lucas Larrarte (FPV) y que integra Kisser,  mediante resolución del 7 de marzo último habilitó la audiencia pública para escuchar a Moia, que expuso el 21 del mes pasado ante los senadores. Entonces se escucharon dos impugnaciones a su postulación, que fueron contestadas por Moia.

“Más allá de que las respuestas brindadas en la audiencia por el postulante, y que ellas puedan resultar satisfactorias para algunos senadores, el que suscribe el presente dictamen tiene serios reparos que formular. Para que se entienda bien la cuestión, no se pone en dudas la capacidad técnico-jurídica del doctor Moia. Tampoco se cuestiona el puntaje otorgado por el Consejo de la Magistratura, ni la opinión que al Consejo le ha merecido el mencionado postulante, sino que la cuestión, en el ámbito del Honorable Senado de la Provincia, pasa por otro carril: Aquí se debe poner especial hincapié en la idoneidad ética y moral del postulante”, dice Kisser.

Al respecto, señala que “cuando se comienza a analizar la cuestión ética del proponente, surgen varias cuestiones que se deben tener muy presente. Aquí hubo impugnaciones, y especialmente ellas provienen de los acreedores de un concurso preventivo, que se convirtió en quiebra. Concretamente se trata de lo que se conoce como el Concurso-Quiebra del grupo Waigel, es decir, de la sociedad Miguel Waigel y Cía S.A. de la ciudad de Crespo, Entre Ríos. Ese concurso aparece promoviéndolo el doctor Moia con otros profesionales, que no vienen al caso mencionar. Ese concurso se está tramitando ante el Juzgado Civil y Comercial Nº 9 de Paraná, y para el cual concursó, como Juez, el doctor Moia ante el Consejo de la Magistratura, y que ahora pretende se le dé el acuerdo constitucional por este Senado. Ha sido y es un concurso que afectó a alrededor de 1.500 acreedores, muchos de ellos pequeños inversionistas y/o ahorristas. Esto se desprende de los informes brindados por la Sindicatura del Concurso-Quiebra. Pero además, cuando se lo interrogó en la audiencia pública, explicó que sin haber estudiado demasiado los antecedentes, aceptó el caso, y presentó el concurso, y que luego, cuando advirtió la magnitud del problema, que evidentemente era social (muchos pequeños acreedores-ahorristas afectados), presentó su renuncia al apoderamiento conferido. Hasta ahí, la cuestión podría ser tolerable. Sin embargo, la cuestión ética aparece con nitidez ahora cuando pretende que se lo designe como Juez en el mismo Juzgado donde esta ruidosa causa que se esta sustanciando. El argumento de que se excusará para no intervenir en ese complejo caso, que no es un expediente aislado, sino más de 260 expedientes, según se ha informado desde el Juzgado mencionado, y que lógicamente tiene para mucho tiempo de sustanciación. Lógicamente, físicamente esa causa no se irá a otro Juzgado, sino que quedará radicada en ese mismo Juzgado, atendido por los mismos empleados, y quizás Secretarios. Ahora, qué garantías de imparcialidad y objetividad en la sustanciación de la causa tienen los impugnantes?”, se pregunta el legislador de Cambiemos.

“En ese marco –subraya Kisser–, resulta ético pretender ser designado como Juez de un Juzgado donde esta radicada una causa con graves connotaciones sociales, causa que fuera promovido por el propio postulante? A todas luces, la respuesta es negativa”.

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.