La Justicia todavía no no ha podido definir la calificación del tipo de delito en el caso del asesinato de Lucía Barrera, la mujer trans hallada sin vida en su casa de calle Ameghino el jueves 18.

La falta de definición, dijeron fuentes judiciales, se apoya en el hecho de que “no tenemos los datos suficientes. Estamos trabajando y recolectando datos todo el tiempo. No se descarta ninguna hipótesis, se están investigando varias líneas”.

La investigación penal está a cargo del fiscal Gonzalo Badano, quien, según se ha conocido, “no descarta ninguna hipótesis”.

Un joven de 25 años de la zona del barrio Las Flores se encuentra demorado desde la noche del sábado, luego de quedar mencionado en la investigación judicial que se inició por el el crimen de Lucía Mansilla ocurrido en Paraná, según informó este domingo por la noche el diario Uno.

Desde la propia Policía se aclaró que no se descarta ninguna hipótesis, pero se comenzó a profundizar en el círculo de amistades que frecuentaban a la víctima.

En medio de la pesquisa, se conoció que un testigo de la zona oeste informó al personal de la División Homicidios que tenía conocimiento que una persona del barrio Las Flores podría haber ingresado a la casa de la víctima el mismo día en que fue encontrado el cuerpo.

Con los recaudos del caso, el fiscal ordenó varios operativos para tratar de confirmar o descartar la información. De esa manera se dispuso alojar en carácter de demorado en la Alcaidía de Tribunales al muchacho de 25 años, sindicado como visitante de la víctima, justo el mismo día en que se conoció el transfemicidio.

Se ordenó el allanamiento de su casa, como también del padre y de una abuela. En los procedimientos se incautó ropa, celulares y calzado para ser analizado y cotejado en los laboratorios de la Dirección de Criminalística.

El acusado fue sometido a una ronda de personas, donde el testigo no dudó en reconocerlo. Pese a esto, el fiscal y el personal de Homicidios son muy cautos con la información aportada, ya que necesitan más elementos probatorios para poder comprometerlo seriamente.

En el plano de las especulaciones, y siempre partiendo de los dichos del testigo que lo vio entrar a la casa de La Loba, esto podría haber sido por dos circunstancias: que fue el autor del crimen, y que regresó para buscar algo. De allí es que faltan -según los familiares, dinero y otros elementos de valor. O bien, porque era amigo de la víctima y tenía el ingreso permitido, y al encontrar el cadáver se asustó y escapó sin dar aviso a la Policía.

En definitiva, los que podrían aclarar la situación del demorado preventivamente en los tribunales, son las pericias de Criminalística, que deberán aportar elementos probatorios para incriminar o desvincular al sospechoso de la causa judicial.

De igual modo, los investigadores siguen analizando otros aportes de vecinos, ajustando las visualizaciones de las cámaras de seguridad, hablando con los familiares y amigos de la víctima para tratar de apuntalar o no las sospechas sobre el demorado, o bien otras personas que figuran en la investigación judicial.

Si en estas horas, los indicios no logran ser reforzados con elementos probatorios que lo relacionen con el crimen, el demorado podría recuperar la libertad en las próximas horas. Dependerá de más aportes para poder comprometerlo, aunque esto no signifique que quede definitivamente desvinculado de la investigación.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.