Finalmente, la elección del Defensor de Adultos Mayores fracasó en medio de una sesión rara, con momentos de tensión y sesgos de improvisación. La elección no alcanzó los dos tercios de los votos: ocho concejales de Cambiemos eligieron un postulante, los cinco ediles del Frente para la Victoria otro, y los dos de Una se abstuvieron.
El Cuerpo empezó a sesionar casi una hora y media más tarde de la convocatoria y después de que los bloques estuvieran reunidos en una antesala del recinto desde donde se colaban discusiones en voz alta, hasta gritos. Cuando el reloj de la sala marcó las 10.50, y en medio de una ola de rumores que daba cuenta que la situación estaba trabada, de que iba a ser imposible que diez de los quince concejales votaran por un nombre, comenzó la sesión con la presencia parcial del Cuerpo. Los cinco concejales del Frente para la Victoria se quedaron en la sala contigua, no ocuparon sus bancas.
La presidente del Concejo, Josefina Etienot, dio inicio a la sesión justificando la tardanza en el hecho de que habían estado “arreglando algunas cosas”. Seguidamente, informó que ayer había ingresado una nota solicitando un espacio de uno de los candidatos, Rafael Montiel, quien no recibió ninguna pregunta de parte de los ediles en el encuentro anterior, al igual que Sergio Zavalla, debido a que los legisladores se enteraron el día de la sesión, por publicaciones periodísticas, respecto de sus funciones durante la última dictadura militar. Y los acontecimientos dejaron en offside a los concejales, pues ya habían preseleccionado a Zaballa y Montiel en un grupo de ocho como los candidatos con más chances.
Montiel dijo que fue policía provincial, que hubo años en los que cumplió funciones en la Comisaría 5ta. de Paraná y que se lo relaciona al operativo en el que fue secuestrado Pedro Miguel Sobko. Aseguró que nunca fue procesado, que fue citado por el Juzgado Federal varias veces y que en su carácter de docente universitario, la Universidad tomó acciones: inició un sumario interno y terminó pidiendo un informe al juez federal Gustavo Zsonis. Rechazó los términos de las publicaciones periodísticas de estos días sobre su actuación en los tiempos del proceso y eclamó al Concejo por lo que consideró “un trato desigual” respecto al resto de los candidatos . Dijo sentirse discriminado y dañado personalmente y su núcleo familiar por la situación.
En ambos casos, Zavalla y Motiel, habían pasado una primera etapa de selección, de un total de veinticinco postulantes, para ocupar el cargo de Defensor. Después de esa intervención, Etienot anunció a los presentes que se iba a buscar a los integrantes del Frente para la Victoria. Se levantó del estado y lo hizo. Después de ese acto inusual, los cinco ediles del PJ se ubicaron en sus bancas.
Con todo el Cuerpo presente, empezó el proceso de designación del Defensor que enseguida se aguó porque se anunció lo que ya se sabía por lo bajo: no había acuerdo. Cambiemos votó por Luis Viggiani y el Frente para la Victoria por Ligia Natalí Blanco. Desde ambas bancadas se argumentó su voto y hubo críticas cruzadas por la falta de consenso. En esa instancia, el Frente para la Victoria advirtió sobre la posibilidad de que el oficialismo intente modificar la ordenanza de creación de la figura de Defensor de Adultos Mayores en el artículo referido a la exigencia del apoyo de los dos tercios del Cuerpo. La intención fue confirmada luego por Emanuel Gainza, quien planteó que esa (la reforma de la ordenanza cambiando el requisito de mayoría especial) sería la forma de que Paraná tenga un Defensor de Adultos Mayores. Para fundamentar su postura mencionó el proceso fallido de elección de Defensor del Pueblo de la Provincia y el avance de proyectos de elección de Defensor de Adultos Mayores en nueve municipios del interior de Entre Ríos. La posición causó una fuerte reacción de los ediles opositores.
El desarrollo de la sesión fue dejando un gusto amargo en el público presente, entre quienes había personas que apoyaban a uno u otro candidato. “Un fiasco”, “un papelón”, fueron algunas de las expresiones que circularon entre los presentes, que estoicamente aguantaron casi una hora y media de espera para nada.
La ordenanza N° 9389, aprobada este año, creó la figura del Defensor de los Derechos de las Personas Mayores en el ámbito de la Defensoría del Pueblo de Paraná. Tras el fracaso de la sesión de elección, se deberá iniciar un nuevo proceso con un nuevo llamado de aspirantes.
De la Redacción de Entre Ríos Ahora