El Ministerio de Salud no ha conseguido establecer cuál fue la causa que llevó a la muerte a dos nenas de Nogoyá, de 13 y 10 años, entre el 1° y el 9 de enero. 

Este martes el Gobierno dio a conocer sendos informes, del Instituto Malbrán, de Buenos Aires, y del Instituto Emilio Coni, de Santa Fe, que descartaron que en el segundo deceso, el 9 de enero, haya sido provocado por hantavirus o por leptospirosis.

“El hecho de haber descartado hantavirus y leptospirosos nos da un poco de tranquilidad, y nos permite discontinuar las medidas de caracter general, de prevención, que habíamos adoptado en Nogoyá, y que dispusimos para evitar eventuales complicaciones. De todos modos, insistimos en la necesidad de que el Municipio esté más presente con taras de saneamiento en la zona en la que vivían estas chicas”, dijo el pediatra Guillremo Zanttini, subsecretario de Redes Integradas de Servicios de Salud del Ministerio de Salud de la provincia.

“Fue una medida acertada haber tomado medidas de prevención y haber traído a esos cinco chicos a internar al Hospital San Roque. Fue un protocolo que se adoptó sobre la marcha. Ahora, esos chicos están clínicamente en  condiciones de volver con sus familias”, aseguró Zanuttini.

Por eso, los estudios seguirán para descartar sospechas -son innumerables las que circulan en Nogoyá- y confirmar hipótesis. “Los resultados de la autopsia seguramente nos servirán de base autopsia para hipotetizar sobre las causas de la muerte. Por ahora, no tenemos nada con certeza que podamos decir como confirmación”, aseveró Zanuttini.

El Gobierno indició que el Instituto Malbrán, de Buenos Aires, descartó en el día de hoy que el desenlace fatal de la nena de 10 que falleció el 9 de enero pasado en el Hhospital San Blas de Nogoyá, haya obedecido a Hantavirus.

Los análisis que el Ministerio de Salud de Entre Ríos mandó a realizar al Instituto Nacional de Microbiología Carlos Malbrán de Buenos Aires, efectuados sobre la nena de 10 años que falleció el 9 de enero en el hospital San Blas de Nogoyá, arrojaron resultados negativos en lo que hace a que el Hantavirus haya sido la causa de la muerte.

Del mismo modo los resultados de los estudios enviados al Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias Dr. Coni, de Santa Fe, por posible caso de Leptospirosis dieron negativos.

Las autopsias practicas a ambas menores tampoco arrojaron certezas.

El deceso de la primera niña, cuyas iniciales son LPE, de 13 años, el 1° de enero, “se produjo por una hipertensión endrocraneana no traumática y sin evidencias cadavéricas de criminalidad”, dice la autopsia, practicada el 2 de enero en la Morgue Judicial de Oro Verde.

El informe forense se explaya: “Se llevó a cabo procedimiento autópsico a un cadáver de sexo femenino, de 13   años de vida, identificado policialmente, cuyo examen externo, interno y radiográfico no reveló signos de violencia física. Externamente el cadáver mostraba indicios de que la muerte se había producido por un episodio de naturaleza neurológica aguda demostrado principalmente por las características particulares de la rigidez cadavérica en ciertos sectores corporales simil ´espasmos cadavéricos´. A favor de la sospecha contribuyó la obtención del líquido cefaloraquídeo mediante punción (previo a la apertura) con un aspecto francamente hemorrágico”.

La autopsia descarta situaciones “traumáticas” o “tóxicas” como causales del deceso, y se inclina por motivos “clínicos o médicos”, terreno de incumbencia ya del Ministerio de Salud, “mediante la realización de las Autopsias Clínicas (para) intentar establecer el o los mecanismos de muerte que no aparezcan del todo claro en un primer momento para los profesionales intervinientes. De esta manera (siempre en ausencia de signos de criminalidad) la Autopsia Clínica es la que permitirá determinar la presencia de patologías preexistentes, enfermedades infecciosas, etc. mediante la los estudios complementarios (laboratorio bioquímico-bacteriológico) y microscópico de la totalidad de los órganos”.

Y concluye: “A modo de síntesis, el procedimiento autópsico permite afirmar preliminarmente que el deceso se produjo en ausencia de criminalidad, a raíz de una hemorragia subaracnoidea no traumática que generó el incremento de los valores tensionales intracraneanos, desencadenando una serie de complicaciones agudas que provocaron la muerte”.
En la segunda niña fallecida, cuyas iniciales son LMJ, de 10 años, el informe de autopsia concluye de manera parecida al primer caso:  la muerte de “se produjo por un edema agudo de pulmón causado por un episodio de hipertensión endocraneana  sin signos cadavéricos de criminalidad”.
“A modo de síntesis -señala el informe forense-, el procedimiento autópsico permite afirmar preliminarmente que el deceso se produjo por una hemorragia subaracnoidea masiva que desencadenó primero una hipertensión endocraneana y a consecuencia de ésta un edema agudo de pulmón que terminó provocando el óbito. El desencadenante de la serie de complicaciones observadas se intentarán dilucidar con el complemento fundamentalmente de los laboratorios de la Salud Pública (causa clínica de muerte)”.
Este miércoles, a las 10, habrá una conferencia de prensa en Nogoyá, durante la cual se darán más precisiones.
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.