La Secretaría de Trabajo dictó esta tarde la conciliación obligatoria en el conflicto suscitado en el servicio de colectivos en Paraná tras la decisión de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) de iniciar un paro por tiempo indeterminado ante la falta de pago de un suma de $2.500 producto de un acuerdo paritario al que llegó el sindicato con la Federación Argentina de Transporte Automotor de Pasajeros (Fatap).

Pero la medida dispuesta por Trabajo no fue aceptada por el gremio de los choferes de colectivos, que de ese modo decidieron desoir la decisión oficial y seguir adelante con la huelga. “Esa conciliación no existe. La pidió la Municipalidad y el conflicto es con las empresas que no nos pagan un acuerdo salarial. No podemos acatar esa conciliación. El mandato de los trabajadores es continuar con el paro hasta que depositen la deuda salarial”, dijo a Entre Ríos Ahora el titular de UTA, Juan Carlos Dittler.

 

UTA adujo que en el marco de esa negociación salarial, la Nación se comprometió a auxiliar a las empresas para que puedan pagar una suma fija de $5.000, en dos tramos. Y para eso giró los recursos a cada uno de los municipios. Sergio Groh, secretario gremial de UTA, refirió además que los fondos habían llegado a la Municipalidad de Paraná pero que por alguna razón no fueron depositados en las cuentas de Ersa Urbano y Mariano Moreno.

Ricardo Frank, secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad de Paraná, desmintió esa aseveración. Dijo que el acuerdo paritario a nivel nacional fue firmado el 21 de marzo, y que tres días después Buses Paraná, concesionaria del servicio en la ciudad, acudió con un pedido de auxilio al municipio, pero que ese trámite todavía no se ha resuelto. Negó, a la vez, que la Nación hayan comprometido aportar los fondos para pagar esa suma a los choferes. En ese escenario, además, la administración del intendente Sergio Varisco decidió acudir a la Secretaría de Trabajo, y pidió la conciliación obligatoria.

El titular del organismo, Fernando Quinodoz, acogió favorablemente esa petición, y este lunes dictó la conciliación obligatoria. La medida rige desde las 16 con lo cual el servicio de colectivos retoma su normalidad. La conciliación regirá por un plazo de 15 días hábiles. E intimó a la UTA a dejar sin efecto en ese plazo toda medida de fuerza.

Trabajo fijó audiencia de conciliación para este miércoles 3, a las 10, y para eso citó a las partes en conflicto: el sindicato de choferes, Buses Paraná y la Municipalidad de Paraná.

Pero UTA al desoir la decisión de Trabajo decidió presentarse y pedir ser escuchada. Ahora se fijó audiencia para las 18,30.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.