Peligro, advierte el cartel. “Peligro”, se lee. Allá adelante, están las vacías, y en ocasiones, pasa el tren. El cartel, avejentado, demacrado, anuncia peligro con el tren. Pero la cultural de este tiempo tiene poco afecto con los carteles en calles y rutas. Todo se destruye, se rompe, se inutiliza. Los carteles indicadores, entonces, no indican mucho. Sólo confunden.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.