La Municipalidad de Paraná planea devolverle a la plaza de la Costanera Baja la histórica figura de “Le petit pissant”, el pequeño meón que fue donado a la Comuna en 1938 y robado exactamente cincuenta años después, sin que se supiera jamás dato alguno sobre su paradero.

En el marco de un plan de restauración de fuentes de las plazas de la ciudad, la Comuna incluyó dentro de las obras planeadas el llamado a concurso, a través del área de Cultura municipal, para que artistas de la zona puedan postularse a realizar una nueva versión de esta obra que en realidad tiene origen en 1643 y fue ubicado en Bruselas. “Allí se llama Mannenken pis y es objeto de culto urbano”, narra en una crónica impecable el periodista Jorge Riani.

“Entre las pérdidas más lamentadas por los paranaenses, se cuenta la de la escultura “Le petit pissant”, robada de la placita situada frente a la sede costera del Club Estudiantes. El pequeño meón es un clásico de la escultura. De hecho, nuestro petit pissant está inspirado en el original, esculpido en 1643 y ubicado en Bruselas, donde aparece un tanto más desfachatado en su tarea de arrojar agua”, detalla Riani en la nota publicada por El Diario en junio de 2011, a propósito de la desaparición del busto del exgobernador Eduardo Racedo.

Le Petit Pissant había sido donado por el vecino paranaense Luis Cano en 1938.
“Por los antecedentes históricos de la escultura y por su originalidad y belleza he obtenido la copia que ofrezco, en la convicción de que con ella la Municipalidad aumentará el embellecimiento del Parque Urquiza”, escribió Cano en la nota que entregó a la autoridad pública ciudadana junto con la bella obra de arte.

“Le petit pissant” era de bronce, medía 92 centímetros y, según una publicación de la década del 30 pesaba 200 kilogramos. En 1988, sin embargo, alguien se la llevó de la plaza de la Costanera Baja sin que ningún testigo pudiera ofrecer datos concretos. Algunos meses más tarde, como en una planeada concatenación de hechos, desaparecería también la Venus del Rosedal.

Esta tarde, en diálogo con Entre Ríos Ahora, el director del Centro de Integraciones de los Servicios Públicos de la Municipalidad de Paraná, Roberto Sabbioni, adelantó el proyecto de restituir la figura del niño meón a la plaza.

“Estamos trabajando en recuperar las fuentes, ya pusimos en funcionamiento la de plaza 1º de Mayo y vamos a seguir con la que está en la bajada del Rowing, la fuente de Plaza Alberdi y queremos devolver el niño al Petit Pissant, para eso Cultura va a convocar a la Escuela de Artes Visuales”, adelantó Sabbioni, aunque no arriesgó fecha para la obra.

El niño orinando, claro, era la figura emblemática de la fuente que le daba nombre a la placita de la Costanera Baja, ahora dominada solamente por la emblemática locomotora “La Pastora”, estacionada allí en lenta agonía de herrumbre.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora