Por Norma Alonso (*)

La realidad no sólo que no se detiene sino que avanza como un caballo desbocado, con la misma intensidad implacable con que la violencia nos asola, nos lastima y nos mata. Al pensar esta columna quería escribir para reflexionar sobre el 31° Encuentro Nacional de Mujeres —ENM— que se realizó el fin de semana próximo pasado en la ciudad de Rosario, para hablar de ese colectivo tan plural como maravilloso que se reúne a debatir, cantar y a marchar reclamando lo que debería ser un derecho pero aun dista mucho de ser una realidad concreta, pero no lo puedo hacer sin antes expresar conmoción, indignación, la furia y el horror que nos generan los femicidios que han tomado estado publico en las últimas horas, es por eso que he decidido comenzar esta columna comunicando que ATE Entre Ríos por medio de su Departamento de Género y Violencia se suma junto con otras organizaciones al “Paro de mujeres contra los femicidios y la violencia machista”, el próximos miércoles 19 de octubre.

Fue un encuentro pleno y conmovedor, las que fuimos y las que no pero tienen una amiga o compañera que les contó, saben que cerramos la marchan cantando “al final de todo les hicimos el encuentro”, lo que sintetiza de modo cabal la inmensa alegría de habernos podido encontrar para debatir sobre lo que nos pasa como mujeres. El ENM también nos hace dimensionar que pese a los dolores que nos abruman hay un avance que no debemos perder de vista, encuentro tras encuentro vamos avanzando haciéndonos más visibles más presentes. También sintetiza el enorme esfuerzo que significó para la comisión de Rosario haber garantizado el 31 encuentro con todos los debates y obstáculos que significa construir esto único con autonomía, democracia, horizontalidad, pluralidad e independencia.
La esencia a lo largo de estos 31 años es que vamos y debatimos en talleres en las mismas condiciones con académicas, con compañeras que tienen muchísima trayectoria en diferentes temáticas y que las que van por primera vez y tal vez nunca encuentran las condiciones para que puedan opinar en otros ámbitos se expresan si quieren, tienen la palabra garantida y su opinión queda escrita no se diluye en una votación donde gana una mayoría. Esa dinámica hace que nos volvamos cada quién a su territorio con toda la energía, también con el dolor de conocer situaciones terribles pero en muchos casos sabiendo que en unidad y con lucha avanzamos en la construcción de un mundo mejor para todas. Es contra fáctica del machismo tan dispuesto a imponerse, tan propenso a hegemonizar el poder.

Fuimos miles y miles y miles yendo por decisión propia y Rosario se pobló de aroma y color de mujeres, tan diversas como únicas, tan imprescindibles para darle continuidad a una lucha que nos precede y que seguramente continuará cuando nosotras ya no podamos marchar.

Este 31° ENM es la primera vez que con orgullo podemos decir que ATE ENTRE RIOS tiene color de mujer. Fuimos una numerosa delegación en el marco y la continuidad del trabajo iniciado a partir de la creación del Departamento de Género y Violencia, seguramente en los próximos días nos vamos a juntar para seguir planificando y debatiendo actividades que nos contengan y proyecten en la dirección que implique derribar o debilitar el capitalismo y el patriacardo, tan socios y aliados a la hora de vulnerar y violentar a las mujeres.

Dice Simone de Beauvoir, es en presente porque su palabra la mantiene viva en la conciencia de las mujeres, “Cuando más avancemos las mujeres, las reacciones del machismo son más violentas”, es por eso que se impone la intransigencia, no estamos negociando nada, nuestras consignas son claras, “vivas nos queremos” decimos y es lo que vamos a gritar en cada rincón de esta de Argentina hasta que sea un derecho concreto, hasta que ninguna padezca ni una violencia por la sola condición de haber nacido mujer.

Así también quiero expresar mi más enérgico repudio a la represión de la que fuimos víctimas y que dejó tres periodistas y fotógrafos heridos y una treintena de lesionadas, una represión policial que comenzó con balas de goma disparadas al aire, luego a las manifestantes y con una incesante andanada de gases lacrimógenos. Como diría Galeano “fue el miedo de los hombres a las mujeres que tenemos miedo”.

ATE Entre Ríos adhiere al paro del 19/10

El ultrajante y atroz crimen de Lucía Pérez nos convoca al paro de las mujeres del 19/10, desde el Departamento de Género y Violencia de la ATE Entre Ríos convocamos al mismo exigiendo:

Esclarecimiento y justicia
Presupuesto acorde para abordar la violencia
Que los programass no sean sólo títulos en las orgánicas
Que los refugios se hagan ya, no en el 2018 o cuando “derrame la riqueza”
Declaración ya de la emergencia nacional en violencia de género y sexual para poner fin a los femicidios
El 19 de octubre, las mujeres paramos para decirle no a la violencia contra nosotras.

(*) Miembro de la comisión directiva central de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) Entre Ríos.