La fuente de Plaza 1º de Mayo -sobre el lateral de calle 25 de Mayo-, sufrió nuevamente importantes averías en su cañería principal, ya que por consecuencia de una obstrucción por los elementos arrojados en los platos, la presión del agua afectó nuevamente el sistema de cañerías subterráneas ubicadas en el túnel.

Se trata de la tercera intervención requerida por esta fuente, objeto de constantes ataques por manos anónimas que la dejan fuera de funcionamiento, indicaron desde la Municipalidad de Paraná.

“Preservar la imagen de una ciudad visualmente atractiva parece una meta difícil. Sin embargo, desde el Municipio se redoblan esfuerzos para devolver a la comunidad lo que le pertenece: su patrimonio urbano.
En este esquema de trabajo, son incesantes las intervenciones en espacios públicos y todos los elementos que conforman y realzan la estética de estos sitios, donde algunos inescrupulosos insisten en provocar desmanes y daños irreversibles en lo público, en lo que pertenece a todos y que, sin embargo, al pertenecer a todos, parece constituirse en objeto del desinterés”, indicaron.

Después de haber encarado hace sólo unos días y por segunda vez la reparación de la fuente de agua ubicada en plaza 1° de Mayo, sobre el lateral de calle 25 de Mayo, nuevamente fue objeto de serias afectaciones en su sistema de filtros, dañando la cañería subterránea.

En una inspección realizada en el lunes por personal abocado a la restauración de las fuentes en la capital entrerriana, se constató que no sólo se arrojaron piedras en los platos, sino todo tipo de elementos en desuso provocando la obstrucción del caño principal que absorbe agua hacia la bomba, lo que ejerció una presión en la cañería, malogrando las últimas tareas efectuadas.

Un dato no menor, se trata de cañerías que datan de más de 60 años de antigüedad, por lo que en la última reparación hubo que encarar un trabajo minucioso, casi artesanal. El reemplazo fue imposible por lo obsoleto de la pieza.

Durante la constatación, se ingresó al túnel donde el agua había ganado una altura de 80 cm. En estas condiciones las tareas se dificultan al no poder hacer uso de energía eléctrica para visualizar los desperfectos. En los próximos días, y conforme al cuadro de situación, se estudiarán los pasos a seguir para su nueva reparación.

Cabe recordar que en forma reciente, también se habían ultimado detalles para poner en funcionamiento la estatuilla ubicada en la cúspide de la estructura, tal como lo hacía esta fuente en sus inicios.

En este marco, nuevamente la fuente dejará de funcionar con toda la estética que brindan sus juegos de agua y luces en la plaza principal de la ciudad.