El presidente Mauricio Macri anunció el relanzamiento del Programa Progresar, creado en 2014, que ahora pasará a llamarse Becas Progresar. La inscripción para el plan relanzado comenzó este jueves 1° de febrero y terminará el 31 de marzo. Como hasta ahora, estará abierto a todos los jóvenes de 18 a 24 años, argentinos o con al menos cinco años de residencia en el país, con un ingreso familiar total menor de tres salarios mínimos vitales y móviles.

Entre quienes ya son parte del programa, el límite de edad se extenderá a 30 años solo en los casos de estudios universitarios.

 

El nuevo programa pasa de la órbita de la Anses al Ministerio de Educación. Uno de sus principales objetivos será potenciar carreras muy demandadas y esenciales para el desarrollo del país. Todas esas carreras estratégicas, con las ingenierías a la cabeza, percibirán los mayores beneficios: 10 cuotas de $1.800 a $4.900, con aumentos paulatinos a medida que avanzan en los estudios. Los terciarios estratégicos responden a la misma lógica: 10 cuotas de $1.800 a $2.600. Para los secundarios y cursos de formación profesional, el aumento es del 16% con respecto al modelo anterior.

En la formación docente, los montos alcanzan los $7.400 para los estudiantes más avanzados. No obstante, para acceder a la beca los postulantes deben sortear antes un examen que certifique conocimientos. Hasta hoy, la beca alcanza 3 mil futuros docentes, pero especulan que podría llegar hasta 6 mil este año.

 

Según los últimos datos de 2016, de 200 mil alumnos universitarios que accedían a Progresar, 106 mil no cumplían con el único requisito para renovar: ser alumno regular, es decir, acreditar dos materias por año. De ellos, casi todos -100 mil- no habían dado ni una sola materia.

Ahora, las exigencias para renovar la beca cada año también cambian. A los estudiantes universitarios se les pedirá aprobar la mitad más una de las asignaturas del programa de estudios, con un corte a mitad de año para revisar la trayectoria académica de cada chico. A su vez, premiarán la excelencia. Quienes aprueben todas las materias con promedio de 8 o más, recibirán al final del ciclo lectivo un pago que duplicará su beca del total del año. A los alumnos de educación obligatoria -primaria y secundaria- les exigirán pasar de año.

Esos cambios fueron recibidos de forma crítica en la provincia por la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer).  El mayer sindicado docente ve con preocupación los cambios en el Progresar ya que, señalaron, “se pretende resignificar el espíritu de este beneficio y transformarlo en una beca con carácter meritocrático que desconoce las razones que habían motivado su implementación desde un comienzo. Esto se suma al hecho de que en los últimos años los montos del Programa se encontraban congelados, en tanto que esta nueva medida contempla un aumento real de apenas un 15% con relación a 2015, lo cual está muy lejos del incremento acumulado en el costo de vida que reconoce incluso el propio Estado nacional”.

Las modificaciones al programa, subrayó Agmer, “llevan a establecer un piso de rendimiento académico como requisito para la permanencia en el Programa. De esta manera, se invisibilizan las condiciones socioeconómicas que operan como determinante para las posibilidades de aprendizaje y de permanencia de los jóvenes en el sistema educativo, planteando en su lugar una lógica meritocrática según la cual el beneficio no viene a articular estrategias que permitan resolver una problemática, sino que se convierte en un premio para el estudiante”.

 

 
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.