El Gobierno lanzó oficialmente la convocatoria a los sindicatos docentes para abrir la negociación paritaria salarial de 2019.

El encuentro será el martes 5, a las 11, “para dialogar y abordar temas inherentes al sistema educativo entrerriano”, dice la convocatoria del Poder Ejecutivo.

El encuentro al que se convocó a los representantes docentes de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET), la Unión Docentes Argentinos (UDA) y el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (Sadop) será en el Salón de los Gobernadores de la Casa Gris.

La convocatoria del Gobierno será dos días antes de que se reúna el plenario de secretarios generales del mayor gremio docente entrerriano, Agmer: el jueves, en Paraná. Y surge tras un duro pronunciamiento de la conducción central del sindicato, que expresó públicamente su “preocupación” ante “el alarmante incremento en el costo de vida, razón por la cual solicita al Gobierno la constitución de un ámbito de discusión salarial de cara al año que comienza, de modo que no vuelva a condicionar mediante dilaciones en la convocatoria el normal inicio del ciclo lectivo”.

La discusión docentes-Gobierno promete ser completa. Agmer reclama que se resuelva la pérdida salarial que hubo en 2018, por cuanto la recomposición fue del 33%, y la inflación bordeó el 48%. Luego, sí, negociar la pauta para 2019.

 

En realidad, la discusión salarial docente cerró a medias en la provincia en 2018. El Gobierno negoció dos paritarias en un despacho judicial -con el dictado de conciliaciones obligatorias que ahogaron la protesta en las escuelas-, y al final se firmó un armisticio precario: la aceptación de una pata salarial anual del 33% que, de todos modos, se consideró insuficiente.

Hace menos de diez días, la conducción provincial Agmer se hizo eco de distintas expresiones de base e hizo notar  públicamente el contexto “preocupante” ante “el alarmante incremento en el costo de vida, razón por la cual solicita al Gobierno la constitución de un ámbito de discusión salarial de cara al año que comienza, de modo que no vuelva a condicionar mediante dilaciones en la convocatoria el normal inicio del ciclo lectivo”.

En 2018 los docentes cerraron un acuerdo salarial en dos paritarias, que al final supuso una actualización anual del 33%, que fijó el mínimo garantizado de bolsillo en $15.291. Pero la inflación fue del 47,6%, lo que supuso una pérdida de casi el 15%. Pero si se compara el ingreso docente con el costo de la canasta básica total que mide la línea de pobreza, las diferencias son más notables. El costo total en diciembre fue de $ 25.962, con una suba anual del 52,95 %.

Agmer central se apoyó justamente en la evolución de los precios, y recordó que según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la inflación de diciembre fue del 2,6%, con un acumulado anual del 47,6%, “lo que representa el valor más alto de esta medición desde 1991. La devaluación del peso y los desproporcionados aumentos en las tarifas de los servicios públicos y en los precios de los combustibles no hacen más que agravar la situación, con un escenario económico nacional caracterizado en los últimos años por la indiscriminada transferencia de recursos hacia los sectores más concentrados y una total ausencia de control por parte del Estado sobre el accionar del mercado”.

“Tal contexto -señaló Agmer- tiene su evidente impacto sobre el poder adquisitivo y la capacidad de subsistencia de amplias capas de la población, siendo la clase trabajadora y los sectores más vulnerables quienes se enfrentan a las peores consecuencias, frente a lo cual el colectivo docente no es la excepción. En efecto, pese a haber alcanzado una actualización salarial que logró quebrar el techo pretendido por los gobiernos nacional y provincial, en primer lugar, y de lograr luego la reapertura de la discusión para finalmente llegar a superar el 33% de recomposición anual, los salarios de la docencia entrerriana han registrado en el segundo semestre de 2018 una pérdida cercana al 15%”.

En ese escenario, el sindicato docente denunció “una vez más la política económica nacional, cuya fórmula se basa en el ajuste y el empobrecimiento”. Pero a la vez demandó al Gobierno entrerriano “que convoque de manera urgente a un ámbito de negociación salarial que permita recuperar la pérdida registrada y avanzar sobre un aumento que contemple previsiones realistas para este 2019. Reiteramos que es absoluta responsabilidad de la patronal dar cumplimiento al compromiso de que ningún trabajador entrerriano quede por debajo de la inflación”.

La petición de Agmer apura los tiempos del Gobierno, que de momento no ha dado señales que apunten a abrir una paritaria salarial. Actualmente, maestros y alumnos están en receso de verano. Recién el 18 de febrero los docentes vuelven a las escuelas, y el 6 de marzo es la fecha formal de inicio del ciclo lectivo 2019.

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.